Plazademayo.com revela en exclusiva quiénes son los responsables de la cruel campaña que conjuga a infantes negros pobres con consignas ajenas a su idioma y que no podrían entender.

Las medias “Clarín Miente” de la polémica. Los niños negros descalzos.

 

Una imagen. Un sentido. Una rabia.

Tal vez este haya sido el recorrido que atravesó la consciencia de miles de argentinos al ver una foto que llegaba desde Angola, país africano en el que se encuentra la presidenta Cristina Fernández en misión oficial. La imagen es elocuente: cuatro niños negros posan junto a un hombre blanco, de aspecto occidental. Todos portan en sus manos medias zurcidas con la inscripción “Clarín Miente”. El hombre blanco mira a cámara satisfecho, muestra su propio par de medias. Uno de los niños eleva su mirada hacia el rostro del hombre blanco. El niño, que porta en sus manos las medias, está descalzo.

La foto produce indignación. ¿A quién se le ocurriría llevar la campaña del gobierno a niños que desconocen la lengua española, que están ajenos al conflicto entre el oficialismo y la corporación mediática Clarín y que, además, no podrían aprovechar esas medias en las que se inscribió la consigna, ya que sus condiciones materiales de existencia determinan que deban andar descalzos?

Fue una duda. La primera reacción fue la de acusar al gobierno. A las desmesuradas campañas de Guillermo Moreno. A un estado autoalimentado de beligerancia que constituiría una de las formas del kirchnerismo hoy. Sin embargo, resultaba demasiado pesado incluso para los kirchneristas soportar esta opción. Por lo tanto, varios de ellos esgrimieron una teoría conspirativa: podría haber sido Jorge Lanata –también presente en el país africano cubriendo la visita presidencial para su programa Periodismo Para Todos– quien, por dos puntos más de rating, habría urdido la foto de la vergüenza. O podría haber sido Carlos Souto, un publicista que, según fue denunciado hace algún tiempo, organizaría operaciones políticas beneficiosas al grupo Clarín.

La hipótesis kirchnerista: se trató de una operación de Carlos Souto en beneficio del grupo Clarín.

En la página de Facebook de Vengador Recargado se subió una foto que abonaría a esta teoría. “El misterio de las medias de Moreno develado: el personaje de la foto, es un empleado de la agencia La ese, de Carlos Souto. Como podemos apreciar en una de las pocos fotos en las que aparecen el equipo de la agencia. Demas esta decir que una agencia de publicidad puede imprimir vestimentas, no? De nada…”, dice el epígrafe debajo del fotograma que muestra a un equipo deportivo en el que resaltaría un hombre de parecido físico al hombre de las medias (aunque resulte difícil encontrar esa similitud en una mirada detenida).

Todo parecía cerrar. En la noticia titulada “¿Las medias ‘Clarín Miente’ llegaron a Angola?”, publicada en el sitio web de La Nación, se exhibía la imagen de la polémica a la vez que se daba cuenta del debate instalado en la red social Twitter sobre el asunto. La foto se adjudicaba a @carlossouto. Souto, cuyo primer nombre es Carlos, es el dueño de la agencia La Ese, aquella denunciada por las operaciones a favor de Clarín. Todo parecía cerrar. En la cuenta de Twitter de Souto el publicista contaba: “Cristina llevó a Angola souvenir a niños descalzos, medias de “marca” (Diario) “Clarín Miente” antes de mostrar la foto del debate. Todo parecía cerrar.

Pero no.

“Fue obra del insomnio –asegura, desde Córdoba, Miriam González–. Había visto la foto que degrada a esas criaturas. Me indigné. Mi cabeza empezó a funcionar con el modo de la cabeza de una madre”. González, que se enorgullece de su condición de militante radical y alfonsinista y que trabaja diseñando páginas web, comenzó a buscar y a buscar y a buscar y a perderse en los laberintos de las redes sociales en internet. “Busqué en las páginas de mis contactos kirchneristas, me fui metiendo y metiendo y reconocí en una de ellas una cara parecida a la del hombre de las medias. Era una foto en la que esta persona se encontraba junto al secretario de comercio Guillermo Moreno. Me metí a chusmear y vi fotos de este chico con la misma ropa de la foto en la que hace posar con las medias a los niños. En su página tenía más fotos de su estadía en Angola”.

Mauricio Benítez, el hombre que hizo posar a los niños descalzos con las medias, junto al secretario de Comercio Guillermo Moreno, en Angola.

 

Su nombre es Mauricio Benítez. Es funcionario de la municipalidad de La Matanza en el área de la secretaría de Prensa y Difusión. Es militante de la JP Evita. Ajedrecista, participó de torneos en Bolivia y en Colombia. Le gusta viajar. Posa de manera profusa con los dedos en V en alto. Hizo campaña activa para la candidatura de Ameal en las internas del club de fútbol Boca Juniors. En su página de Facebook publica fotos constantes sobre la campaña gubernamental contra Clarín. Publicó más fotos de su estadía en Angola (se aloja en el hotel Presidente, de cinco estrellas, en la que los precios de las habitaciones van desde 264 a 880 dólares).  A una de esas fotos, en la que se encuentra rodeado de varios hombres negros, le puso de título: “Mi fuerza de choque”.  También publicó una foto junto a Guillermo “Guillote” Moreno, el polémico secretario de Comercio de la Nación. En el diario Noticias con objetividad, de La Matanza, Benítez escribió desde Luanda, capital de Angola: “Incondicionalmente sentimos el compromiso de representar, en ésta misión a nuestro País y al modelo nacional y popular que conduce nuestra presidenta, la compañera Cristina Fernandez de Kirchner”.

 

En Facebook, Benítez tituló: “Mi fuerza de choque” a esta foto rodeado de angoleños.

 

Plazademayo.com intentó comunicarse con Benítez y le envió un mail con el siguiente texto: “Mi nombre es Diego Rojas, soy periodista. Quisiera hacerle algunas preguntas.

¿Cuál es el marco político, en el que usted participó, de la entrega de medias con la inscripción “Clarín miente” a niños angoleños, algunos de los cuales estaban descalzos?

¿Es una campaña promovida por Guillermo Moreno, la presidenta Cristina Fernández, es su propia iniciativa?

¿Es usted militante de la JP Evita y funcionario de la municipalidad de La Matanza?

¿Cree que existe un sesgo de crueldad en entregarle a niños angoleños esas medias cuando no saben el idioma ni el significado de las inscripciones y cuando sus condiciones de vida los llevan a andar descalzos?

Muchas gracias por sus respuestas. Saludos.”

Benítez contestó: “No voy a responder preguntas malintencionadas”.

 

Peronismo para principiantes, según Benítez.

 

El último mensaje de su muro de Facebook reza: “A los nenes que nada tienen una sonrisa es una tonelada de oro. La foto de las medias de clarin, que circulo por todos lados, no tiene la intención de hacer política, más allá de la frase que contenian las medias. Los chicos todo el tiempo piden agua, gorras, comida, ropa y trabajar. Lamentablemente hay mucha maldad en la interpretación, causando problemas a mi persona y espero que La Nación se haga cargo de la demanda judicial que se viene”. Benítez había cambiado la foto de portada de Facebook, en la que se lo identificaba junto a Guillermo Moreno, por otra en la que grandes caracteres proclaman: “Clarín Miente”. Como en las medias.

“Una foto no significa nada”. Esas fueron las palabras que decidió usar la panelista Sandra Russo –“intelectual” light del kirchnerismo y miembro oficial de la cofradía de la propaganda K a través de su participación en el show televisivo 678 que emite la Televisión Pública– cuando se revelaron las imágenes en las que posaba entusiasta junto a Cristian Favale, sospechoso de haber sido el asesino del militante Mariano Ferreyra y actualmente en prisión. No sólo miles de páginas podrían desmentir esa afirmación, sino que el más leve sentido común se resiste a aceptarlas. Las imágenes crean sentidos, brindan significados, otorgan herramientas para la razón. Las fotos de niños negros descalzos exhibiendo el mantra kirchnerista “Clarín Miente” zurcido en unas medias a miles de kilómetros del domicilio que fijó la corporación comandada por Héctor Magnetto tienen un tinte de burla. De crueldad. Llevan a preguntarse por los responsables de estas campañas y por sus límites. Mauricio Benítez podría ser un peón, sencillamente, de esta exhibición de la ignominia. O su mero responsable. En uno u otro caso, corresponde una explicación.

Comments

comments