La foto causó un impacto enorme: un grupo de chicos de Luanda, que acababa de recibir de regalo un par de medias, posaba con el obsequio argentino y una tímida sonrisa. Un impacto que no puede generar más que rechazo: no sólo por la consigna “Clarín miente” con la que habitualmente el Gobierno hace campaña para intentar desprestigiar a este medio, que en este caso pasaría a ser una anécdota más, sino porque esta vez se utilizó a chicos pobres, que posan descalzos , en un país abrumado por las necesidades. Los periodistas que cubren la gira presidencial se enteraban de la movida al mismo tiempo que en la Argentina: la foto se conoció por Facebook y en seguida monopolizó los comentarios políticos en Twitter.

El protagonista del hecho es Mauricio Benítez, que vive en La Matanza y es militante de la JP Evita, una de las agrupaciones que moviliza en los actos kirchneristas. Se presenta como docente de la Provincia de Buenos Aires y director de la escuela de Ajedrez Peón 4 Rey. Está como contratado como personal docente temporario en la Municipalidad, justamente para dar clases de ajedrez en las escuelas municipales. “Cobra por eso según las horas que da”, dicen en la Comuna. Al municipio llegó con el arranque de la última gestión, en diciembre.

Si bien es un contratado de la Subsecretaría de Deportes (formalmente el contrato del ajedrez depende de dicha área), también se lo vincula con el área de Prensa. El subsecretario de Prensa es Walter Hugo Soraire, su “padrino político”, podría decirse. Sin embargo, a través de un comunicado, la Municipalidad aseguró ayer que “nada tiene que ver con el viaje de Benítez” y desmintió “categóricamente” que el viaje de Benítez tenga “algún vínculo con la comuna”.

En la delegación argentina no se habló del tema. Si bien el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, distribuyó llaveros, globos y lapiceras con la leyenda “Clarín-Miente” en el avión, aquí no se vio por ningún lado las medias. Todos los consultados ayer en la feria argentina de Luanda decían haberse enterado de las medias porque las vieron en las Webs de Buenos Aires. Incluso en los stands del Mercado Central y de la Feria de la Salada aseguraron que ellos no tenían nada que ver. En Argentina el rebote era tremendo. En las redes sociales, hasta voces que suelen defender todas las políticas K repudiaban el hecho. “Las medias de Clarín Miente repartidas en Angola repugnan. Un asco”, escribió la legisladora Gabriela Cerruti. En el stand del mercado central ocurrió algo curioso. Había cajones con zapallos decorados con globos de Clarín Miente. Cristina, que venía sacándose fotos en todos los stands, al llegar a ese, elogió los zapallos y le dijo por lo bajo a Moreno “Ay, por favor, quita lo de Clarín miente” y siguió de largo.

fuente: clarin

Comments

comments