Un grupo de vecinos de la zona sur de Iglesia reclamó el arreglo urgente de la planta potabilizadora, ya que en las localidades de Tambillo, Mai­pirinqui, Las Flores y Pis­man­ta, el agua no es apta para consumo humano por un exceso de bacterias aerobias, según consta en un informe firmado por la ingeniera Olga Beatriz Aravena, jefa de Control de Calidad y Métodos de OSSE.

 

DESLINDANDO RESPONSABILIDADES?

Según afirma el vecino Cristian López, “la preocupación radica en que estamos expuestos junto a nuestros hijos a contraer enfermedades por dicha contaminación, vemos con preocupación que el municipio de Iglesia afirma no tener injerencia en el tema y tenemos que comprar agua envasada a un alto costo para po­der alimentar a nuestras fa­milias mientras se disputan la responsabilidad con la Unión Vecinal de Iglesia”.
Lo llamativo es que habiendo recibido el municipio cerca de $50 millones en regalías mineras, la mayoría de Veladero, no pueda invertir en la refacción de la planta que satisface una de las necesidades más básicas de los iglesianos.
Los vecinos solicitan además el arreglo urgente de un caño roto que desde hace más de un mes tiene una pérdida permanente de agua y el hueco continúa abierto, lo que im­plica un riesgo de ahogarse por inmersión a cualquier per­sona, ya que su abertura es mayor al diámetro y su profundidad alcanza los dos metros.
Por su parte, el presidente de OSSE, Cristian Andino, afirmó que la responsabilidad es de la Unión Vecinal de Iglesia, ya que la entidad estatal no tiene injerencia en estas localidades.

Comments

comments