Las cotizaciones fijas del monotributo para el sistema previsional, el seguro de salud y las obras sociales aumentarán desde julio próximo casi 43 por ciento, en lo que significará un nuevo y duro golpe para los pequeños y medianos contribuyentes, la mayoría de los cuales son

profesionales y comerciantes.

Así lo dispuso una resolución de la AFIP publicada este miércoles en el Boletín Oficial, donde se aclaró que el aumento, que abarca a unos 1,3 millones de contribuyentes, no afectará a quienes tengan aparte una relación de dependencia.

La medida estableció las cotizaciones fijas con destino al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), al Sistema Nacional del Seguro de Salud y al Régimen Nacional de Obras Sociales.

En su primer artículo, la resolución fija el valor de la cotización fija con destino al SIPA en 157 pesos.

Por otra parte, la cotización para el Seguro de Salud y también para las obras sociales, quedará en 100 pesos cada una, desde el 1 de julio próximo.

En el caso del SIPA, esta medida representa un incremento de 77 pesos sobre todas las categorías del régimen simplificado para pequeños contribuyentes, al pasar de $ 100 a 157, con una suba del 42,73 por ciento.

Para el Seguro de Salud y las Obras Sociales, que pasan de $ 70 a 100, respectivamente, el aumento será del 42,86%.

De esta manera, los inscriptos en la categoría más baja (la B, la de quienes facturan hasta $ 24.000 anuales) deberán pagar $ 296 por mes a partir de julio, lo que significará para ellos un incremento del 35%.

La categoría C (hasta $ 36.000 anuales) tendrá que pagar $ 332 por mes y la D (hasta $ 48.000), $ 375 o $ 385 (ya sea por venta de bienes o servicios), mientras que la categoría más alta, la L (hasta $ 300.000 anuales), deberá pagar $ 2.957 mensuales.

La AFIP justificó el ajuste al señalar que “razones de administración tributaria y la necesidad de mantener el adecuado financiamiento de los distintos subsistemas de la seguridad social comprometidos, aconsejan incrementar el monto de las cotizaciones fijas”.

El fin es “garantizar el goce de las prestaciones al creciente número de sujetos que acceden a ellas en razón de la política de inclusión social que lleva adelante el Gobierno Nacional”, añadió el organismo.

La medida significa un nuevo golpe al bolsillo de pequeños y medianos contribuyentes, afectados también en los últimos años por índices de inflación que superan el 20 por ciento en el país, de acuerdo con consultores privados.

A su vez, más allá de incrementar casi el 43% los aportes, la AFIP aún tiene pendiente un ajuste en las categorías del monotributo, situación que genera que numerosas personas y potenciales contribuyentes vayan quedando fuera del sistema, según plantean analistas del sector.

La resolución, número 3.334, lleva la firma del titular de la  Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo  Echegaray.

La agencia de recaudación informó que se modificarán los valores para los titulares y cada uno de los integrantes de su grupo familiar primario, tanto del régimen general como del denominado “monotributo social”.

Los importes para los que formen parte del régimen general y cada uno de su grupo familiar pasarán de $ 70 a 100 (42,86% de aumento), en tanto para los que integren el “monotributo social”, la suba será de $ 35 a 50 (también 42,86%).

Los nuevos valores no impactarán sobre los monotributistas que además tengan un empleo en relación de dependencia, ya que en ese caso los aportes previsionales y por salud se realizan sobre el salario.

Fuente: NA

Comments

comments