El PBI creció a una tasa anual del 1,9%, dijo el Departamento de Comercio, una baja desde la estimación avanzada del mes pasado de un crecimiento del 2,2%. En el cuarto trimestre, la economía se expandió a un ritmo del 3%. Las empresas se volvieron más precavidas y se sienten los recortes del gasto público.

La economía estadounidense creció a un paso más lento de lo estimado inicialmente en el primer trimestre, debido a que los empresarios acumularon inventarios a un ritmo moderado mientras que el gasto del Gobierno cayó fuertemente.

El Producto Interno Bruto (PIB) creció a una tasa anual del 1,9 por ciento, dijo el jueves el Departamento de Comercio en su segunda estimación, una baja desde la estimación avanzada del mes pasado de un crecimiento del 2,2 por ciento.

En el cuarto trimestre, la economía se expandió a un ritmo del 3,0 por ciento.

Los analistas consultados por Reuters pronosticaban que el PIB, que mide el total de bienes y servicios producidos dentro de las fronteras de Estados Unidos, crecería un 1,9 por ciento en el primer trimestre.

El informe mostró también que las ganancias corporativas luego de impuestos cayeron por primera vez en tres años.

 

El plan de austeridad de Barack Obama está impactando en la economía.

 

Una moderada revisión a la baja en el gasto del consumidor, que representa cerca del 70 por ciento de la actividad económica de Estados Unidos, y un crecimiento más fuerte de las importaciones, fueron también responsables por el alicaído PIB en el primer trimestre.

Los inventarios empresariales se incrementaron en 57.700 millones de dólares en lugar de los 69.500 millones calculados originalmente, agregando sólo 0,21 puntos porcentuales al crecimiento de la economía, comparado con los 0,59 puntos porcentuales que mostró la estimación previa.

Mientras que una moderada acumulación de inventarios apoyó al crecimiento en el periodo de enero a marzo, la recomposición de bienes en las estanterías de los negocios, un retroceso en los precios de la gasolina y el mejoramiento del mercado de la vivienda deberían impulsar la producción en el segundo trimestre.

“No hubo sorpresas en el PIB. Seguimos viendo apenas un crecimiento modesto”, dijo Sean Incremona, economista de 4Cast Ltd en Nueva York.

“La revisión a la baja fue principalmente por inventarios, que fue el desglose que estábamos esperando. Las ventas finales fueron algo más firmes, pero eso realmente no nos aleja de esta modesta tendencia que hemos visto hasta ahora este año”, agregó.

Actualmente se estima que la economía crecería a un ritmo del 2,5 por ciento en el segundo trimestre.

Excluyendo inventarios, la economía creció a un ritmo revisado del 1,7 por ciento en el primer trimestre en lugar del 1,6 por ciento informado previamente y un alza desde el 1,1 por ciento del cuarto trimestre.

El gasto del consumidor creció a un ritmo del 2,7 por ciento en lugar del 2,9 por ciento reportado preliminarmente. Aún así, representó un avance desde la tasa del 2,1 por ciento del cuarto trimestre.

El gasto del gobierno cayó a una tasa del 3,9 por ciento, más fuerte que el 3,0 por ciento reportado anteriormente.

Las importaciones y exportaciones fueron bastante más firmes que lo estimado inicialmente.

En la parte positiva, el gasto empresarial en equipos y software fue revisado al alza para mostrar un crecimiento más sólido del 3,9 por ciento en lugar del 1,7 por ciento informado en la estimación avanzada el mes pasado.

Sin embargo, hay señales de que el gasto empresarial se debilitó al inicio del segundo trimestre.
La construcción residencial fue revisada ligeramente al alza y el retroceso en la inversión en estructuras no residenciales no fue tan profundo como se pensó previamente.

Al medirse desde el lado del ingreso, la economía se expandió a un ritmo del 2,7 por ciento. El ingreso doméstico bruto subió a una tasa revisada del 2,6 por ciento en el cuarto trimestre, reportada previamente en un 4,4 por ciento.

El ingreso personal disponible real del cuarto trimestre fue revisado a la baja a un crecimiento del 0,2 por ciento desde el 1,7 por ciento original.

En el primer trimestre, el ingreso disponible real subió un 0,4 por ciento.

El Gobierno dijo también que las ganancias corporativas después de impuestos cayeron a una tasa del 4,1 por ciento, el mayor declive desde el cuarto trimestre del 2008, debido a que los impuestos se llevaron una buena parte de las utilidades. Las ganancias después de impuestos subieron un 1,1 por ciento en el cuarto trimestre.

Fuente: Reuters.

Comments

comments