Berlín todavía no cumplió sus promesas de ajuste presupuestario anunciadas en 2010

AFP / Frank Rumpenhorst

Alemania, con una economía casi ilesa, continúa imponiendo medidas de austeridad sobre los países vecinos ante la profunda indignación del pueblo europeo. Sin embargo, algunos expertos cuestionan el modo que tiene la canciller Angela Merkel de aplicar austeridad en su propio país.

Desde Berlín se ha cocinado el tijeretazo de las economías griega, italiana y española, aplicando recortes que hasta el momento, no son del gusto de los mercados. Mientras España e Italia viven al borde del rescate financiero,Grecia está con un pie fuera de la zona euro.

Y no solo en los mercados. Las huelgas generales, como las celebradas recientemente en España, muestran que los ajustes tampoco están teniendo buen recibimiento en gran parte de la población.

Sin embargo, mientras varios países de la zona euro se aprietan el cinturón para entrar en el mismo tren, según expertos,  Alemania, parece avanzar por otros raíles.

“El Gobierno federal prometió en 2010 que iban a hacer un ajuste de 10.000 millones de euros al año. Dos años después solo han realizado la mitad de lo prometido. El Gobierno alemán se muestra relajado mientras le pide al resto que trabajen duro”, le dijo a RT el analista del Instituto de la Economía Alemana de Colonia, Thilo Schafer.

Comments

comments