Muchos negocios aseguran que están trabajando con el stock del año pasado y no ven solución.

Las trabas a la importación de prendas y de telas han agudizado los faltantes de varias marcas y productos de abrigo, sobre todo las camperas que se confeccionan en el exterior, o si bien se fabrican en el país requieren de algunos insumos importados. El problema tiene preocupados a los comerciantes sanjuaninos porque se viene la venta del Día del Padre y están con poca mercadería, y sin perspectivas de que lleguen los envíos que, según les cuentan sus proveedores, están parados en el puerto de Buenos Aires.

‘Es una situación difícil porque muchos negocios están agotando el stock del año pasado y no entra nada nuevo de la temporada otoño-invierno. Muchos temen que les falte productos cuando empiece el frío y para la venta del día del padre que se aproxima. Este invierno no va a haber muchas camperas’, aseguró Hermes Rodríguez desde el Centro Comercial de San Juan. Luego de hacer un sondeo, Rodríguez agregó que la producción de camperas de Pato Pampa que tiene fábrica en el país, está parada porque no les dejaron entrar los cierres provenientes de Brasil. ‘Y en Ansilta están sacando a la venta sólo el stock porque no les están entrando telas y no han podido hacer prendas nuevas’, agregó.

La situación se repite en todos los locales que venden ropa de marca o que tiene algún componente de afuera. En una cadena internacional tienen los percheros vacíos de camperas de niños y muy poca variedad de adultos: ‘Hay 20 mil unidades varadas en el puerto y no salen. Esta semana sólo entraron unos pocos buzos de polar, y camperas de niños no tenemos ninguna’, confesó un vendedor. En una tradicional tienda sanjuanina, por calle Laprida, que tiene sucursales en todo el país; también vendieron el stock de abrigo infantil y ya no lo repondrán. ‘’Nos llegaron muy pocas camperas en marzo y se vendieron.

Nos queda lo que ve colgado (pocos talles y colores), y ya no va a entrar más, está todo cerrado por la importación. Lo único que tenemos son camperas de hombres del año pasado’’, dijo el encargado. En otro local de la peatonal el perchero de niños estaba muy pobre, y el de adultos se veía más lleno. Los negocios de ropa y calzados importado de deporte extremo, o para nieve también están sufriendo: Sergio, desde una conocida casa de ropa del rubro dijo que las camperas son la gran falta, aunque también algo de calzado. ‘’Este invierno no entraron los modelos nuevos de las camperas Columbia que vienen de Estados Unidos o las Northland que vienen de Austria.

Agregó que algunas camperas Montagne se fabrican en el país, ‘’pero no dejan entrar la tela así que también faltan’’, comentó. ‘’De 300 camperas mensuales sólo están entrando 100’’, dio como ejemplo.

En este rubro también están preocupados porque se aproxima la demanda por la temporada de esquí y temen bajas en las ventas porque la muralla oficial impide el ingreso no sólo de camperas, sino también de guantes para la nieve, rifles de aire comprimido y binoculares, entre otros accesorios.

Comments

comments