Vecinos, transeúntes y cuanto curioso se acercaba a la esquina de Patricias Sanjuaninas y O’Higgins se preguntaban qué significaba un mantel rojo con una sidra, diversas frutas trozadas en una bandeja, albóndigas, cigarrillos, un diario, y un bol lleno con arroz con leche.

Los vecinos de esa zona en Trinidad se sorprendieron cuando observaron que frente a la escuela Miguel Azcuenaga, en el medio de la calle, había lo que los mismos residentes calificaron de “macumba” o magia negra.

Según contaron algunos habitantes de la zona, el curioso espectáculo fue colocado por un desconocido entre las 2 y las 6 de la madrugada y a pesar de que todos aseguraron no creer en brujerías, ninguno se animo a quitarlo.

Solo un caballero, y al grito de “no creo en estas cosas”, se animó a quitar del lugar el “ritual” y acercarlo hasta la cuneta.

La historia de esta zona es curiosa y alarmante, ya que tiempo atrás, no muy lejos del esa esquina, una mujer envenenó a su marido y también, pero más reciente, fue que a escasos metros que encontraron un feto.

Comments

comments