El jefe de Gabinete porteño había adjudicado agresiones a su persona este sábado a militantes de La Cámpora, lo que fue refutado por varios funcionarios. Al final, dijo que eran barras de Comunicaciones.

El jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, admitió hoy que un “socio” del club Comunicaciones le dijo tras la agresión que sufrió en el barrio de Villa del Parque que los atacantes eran integrantes de la “barra brava” de esa institución.

El funcionario macrista manifestó que “también” había “algunos” militantes de la agrupación kirchnerista La Cámpora, a quienes se endilgó ayer la concreción del ataque, y dijo que le “preocupa mucho” que el jefe del Frente para la Victoria en la Legislatura, Juan Cabandié, se haya limitado a calificarlo como “mentiroso”, sin haber “repudiado” la agresión. “Se acercó un socio de Comunicaciones a decir que el club (como institución) no tenía nada que ver; que (los atacantes) eran de la ‘barra (brava)’ de Comunicaciones”, reconoció Rodríguez Larreta al referirse a la agresión que sufrió cuando un grupo irrumpió en un inmueble de la avenida Nazca 2325, donde el funcionario macrista charlaba con unos vecinos.

El jefe de Gabinete del Gobierno porteño aseguró hoy que “no fue agredido” ayer por una patota durante una reunión con vecinos en el barrio de Villa del Parque. “Se abrió una puerta y entraron 25 personas con la cara tapada que empezaron a agredir, pero no llegaron a mí por estar del otro lado del salón”, explicó. Calificó al ataque como “muy violento”, aunque señaló que nadie debió ser hospitalizado y luego se pudo realizar la reunión, en tanto agregó que no se pudo documentar el acontecimiento por haber sucedido “muy rápidamente” y que algunas fotos sacadas por una señora son “borrosas”.

“No realizaré una denuncia porque no fui agredido, pero mañana otorgar a la Justicia todos los datos disponibles”, manifestó el funcionario, quien consultado por el origen de los violentos refirió que “los vecinos dijeron que había gente de dos organizaciones repartiendo volantes en la puerta”.

Comments

comments