HAN MUERTO 78 PERSONAS

Los observadores de la ONU fueron atacados al dirigirse a la aldea de la matanza

Los observadores internacionales que participan en la misión de la ONU en Siria fueron atacados con armas ligeras cuando se dirigían a Mazraat al Qubeir, escenario de una masacre con 78 víctimas mortales, según ha denunciado el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon.

Ban se ha mostrado “impactado” por la “indescriptible barbaridad” ocurrida en Mazraat al Qubeir, una aldea de la provincia de Hama (noroeste de Siria) donde, según fuentes opositoras, han perdido la vida al menos 78 personas a manos de fuerzas leales al régimen de Bashar al Assad.

El máximo responsable de la ONU ha instado al Gobierno sirio a respetar el plan de paz propuesto por el mediador internacional, Kofi Annan, y poner fin a los ataques contra la población.

El jefe de la misión de observación de Naciones Unidas, el general Robert Mood, había asegurado en un comunicado que los observadores que pretendían alcanzar Mazraat al Qubeir fueron retenidos en los puestos de control del Ejército y “en algunos casos rechazados”, y que algunas patrullas de la ONU fueron “detenidas por civiles de la zona”.

Asimismo, el general Mood explicó que algunos vecinos de la zona les habían advertido de que la seguridad de los observadores podría estar “en riesgo” en caso de que entrasen en la aldea de Mazraat al Qubeir.

La televisión estatal siria Adunia ha informado de que el equipo de observadores ha conseguido llegar a la aldea para investigar sobre el terreno los hechos, que el régimen ha vuelto a atribuir a “grupos terroristas armados”.

Damasco tilda la masacre en Al Qubeir de “crimen monstruoso”

Bashar al Assad

Foto: © GLEB GARANICH / REUTERS

BEIRUT, 7 Jun. (Reuters/EP) –

El Gobierno de Siria ha tildado este jueves la masacre en la localidad de Al Qubeir, en la provincia de Hama, donde han sido asesinadas al menos a 78 personas, de “crimen monstruoso” y ha indicado que las fuerzas de seguridad están en la zona haciendo frente a militantes armados.

“Las fuerzas especiales han contestado a los llamamientos de ayuda por parte de los residentes de Al Qubeir y están realizando redadas en las guaridas de los terroristas. Han abatido a varios de ellos y se han incautado armas y lanzagranadas”, ha dicho el Ejecutivo a través de Siria TV.

En un comunicado, Damasco ha manifestado que los asesinatos en la localidad son parte de una conspiración destinada a influir a los altos cargos internacionales reunidos este miércoles en Estambul para debatir sobre la situación en el país árabe y a la reunión que mantendrá el Consejo de Seguridad esta semana.

Algunos activistas han dico que el Ejército Libre Sirio (ELS) ha estado operando en la zona y han acusado a las fuerzas sirias de ejecutar un castigo en grupo contra la localidad.

En Al Qubeir han muerto al menos 78 personas, según un comunicado de los Comités de Coordinación Local, que también ha manifestado que 35 de los “mártires” formaban parte de una misma familia. Alrededor de la mitad de los 78 fallecidos eran mujeres y niños, entre ellos un bebé de tres meses de edad. Activistas consultados por la agencia Reuters han relatado que parte de las víctimas pereció apuñalada por los combatientes leales al régimen.

Activistas locales han dicho que las fuerzas de seguridad sirias rodearon varias zonas cercanas a la población, en la que residían apenas un centenar de personas, y que han comenzado a bombardear en la tarde del miércoles.

“Los cohetes han impactado en las viviendas y algunas se han incendiado. Después, los milicianos han entrado (en la ciudad) y han empezado a disparar y a asesinar gente”, ha relatado un activista de Hama.

Varios activistas han pedido que la Misión de Supervisión en Siria de Naciones Unidas (UNSMIS) abra una investigación en torno a la masacre. “Pedimos a los monitores internacionales que vayan inmediatamente a la zona. No deberían poner la excusa de que su misión es sólo comprobar el alto el fuego, porque se han cometido muchas masacres en Siria durante su presencia”, ha dicho el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos.

(EUROPA PRESS INTERNACIONAL)

Comments

comments