LA NACION reveló en marzo los pormenores de una gestión confidencial que el gobierno británico había hecho ante Perón; Cristina la mencionó ayer en la ONU; qué decía el documento

Ayer, ante el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas, la presidenta Cristina Kirchner habló de una propuesta que Gran Bretaña había hecho en 1974: la creación de un condominio en Malvinas, de una administración compartida. La mandataria sostuvo que ese documento indica que el gobierno británico había reconocido que existía “una cuestión litigiosa en materia de soberanía”.

El documento secreto mencionado por la Presidenta y los detalles de esos intercambios fueron revelados a LA NACION por el ex embajador Carlos Ortiz de Rozas, un diplomático de más de 45 años de carrera que estuvo cerca de numerosas negociaciones en torno a las islas del Atlántico Sur.

El 11 de junio de 1974, Gran Bretaña le propuso a Juan Domingo Perón una administración compartida del archipiélago. El entonces presidente murió tres semanas después y las negociaciones se desvanecieron durante el gobierno de Isabel Martínez de Perón. Después, la dictadura y la guerra de 1982 hicieron que la relación bilateral llegara un punto difícil de revertir.

El documento secreto, al que LA NACION tuvo acceso, es un non-paper (documento no oficial). La intención, según el escrito, era “poner fin a la disputa sobre la soberanía” y “crear una atmósfera favorable dentro de la cual los isleños podrían desarrollarse de acuerdo a sus intereses”.

El texto fue entregado por el entonces embajador británico en Buenos Aires, James Hutton, a Perón y a su ministro de Relaciones Exteriores, Alberto Vignes, en una reunión confidencial.

COPIA DEL NON-PAPER CON LA PROPUESTA BRITÁNICA

DIÁLOGO

Ayer, en Nueva York, la presidenta Cristina Kirchner leyó esos intercambios e insistió con la idea de que ese proceso de negociación “implica por parte del Reino Unido un reconocimiento de que hay una cuestión litigiosa en materia de soberanía”.

“¿Si no por qué razón el gobierno del Reino Unido, a través de su embajador, envía secretamente este papel al canciller Vignes para ser tratado por Perón?”, reflexionó.

“Hubo negociaciones entre ambos países que se desarrollaron durante la tercera presidencia del presidente Perón, en la que el embajador en Argentina por indicación del Foreing office toma contacto para ver si podíamos arribar a un acuerdo”, agregó la Presidenta.

“Lo único que pretendemos es dejar atrás esta historia de colonialismo anacrónica y construir una nueva historia en base al dialogo. Qué poco pedimos: dialogar. No que nos den la razón. Apenas, nada más y nada menos, que se sienten en una mesa a dialogar. ¿Puede alguien en el mundo negarse a dialogar?”, concluyó la jefa de Estado.

 

 

Comments

comments