Merkel y el FMI salen a respaldar a una España al borde del precipicio

REUTERS Y EFE Madrid y Berlín

Tanto la canciller alemana, Angela Merkel, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) salieron ayer a respaldar firmemente al gobierno español de Mariano Rajoy, en una nueva jornada negra para la deuda española que dejó al país al borde de un rescate total, pese al reciente acuerdo millonario para sanear la banca.

En un discurso ante el Parlamento en Berlín, la canciller germana defendió “la valentía y compromiso” de Rajoy en cuanto a la política anticrisis que viene llevando a cabo y afirmó que España “está sufriendo los efectos de una burbuja creada por un comportamiento irresponsable durante los últimos diez años”, en alusión a la gestión del socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

La canciller apoyó además públicamente la decisión de Rajoy de solicitar ayuda para recapitalizar a la banca, aunque también dejó en claro que Alemania no es un “barril sin fondo” para Europa (ver aparte).
España quedó ayer en una situación crítica, luego de que el rendimiento de la deuda a 10 años tocó ayer el 7%, su mayor nivel desde la implementación del euro –1 punto por encima del que obligaron a Grecia, Irlanda y Portugal a buscar rescates– mientras que el riesgo país se disparó a un récord de 550 puntos. (ver pág 2 F&M)
Como Merkel, el FMI consideró que Rajoy dio el “paso adecuado” al solicitar ayuda para el sector financiero al Eurogrupo, pero aseguró que se “necesitan acciones integrales y urgentes” en la eurozona.
Ante los temores de que España necesite un rescate a gran escala al estilo griego, el vocero del Fondo, Gerry Rice, insistió en que el organismo (que no aportó al rescate de la banca) no tiene prevista ayuda financiera para el país y afirmó que el programa de reformas de Madrid “debe continuar siendo aplicado tal y como se está haciendo”.
España tendrá el lunes próximo una cifra concreta de las necesidades de recapitalización que tiene su banca a través de los resultados de dos auditorías independientes, una de las cuales detalló a Reuters que el monto rondaría entre los 60.000 y 70.000 millones de euros. El FMI estimaba que requerirían 40.000 millones, aunque recomendaba un colchón de entre 60.000 y 80.000 millones.
El informe independiente era una condición clave para la ayuda de 100.000 millones de euros que puso sobre la mesa Europa la semana pasada y que, hasta el momento, no logró convencer a los inversores sobre la capacidad de España de sanear el sector y mantener sus finanzas bajo control.
Ante este escenario de riesgo, el gobierno ibérico prometió tomar medidas.
“Este nivel de riesgo no es sostenible en el tiempo (…) como ya he dicho en otras ocasiones, estoy convencido de que iremos tomando medidas que la irán reduciendo en los próximos días y en las próximas semanas”, dijo a la prensa el ministro de Economía, Luis de Guindos, tras reunirse con Rajoy. El funcionario atribuyó la tensión financiera a las elecciones griegas del próximo domingo y pidió a los inversores “tranquilidad”.

Comments

comments