Las inmobiliarias dicen que con el nuevo mecanismo que habilitó la AFIP para adquirir dólares no se destraban las operaciones

Por Alfredo Sainz  | LA NACION

La ventanilla que abrió el Gobierno paradestrabar el acceso a los dólares para la compra de propiedades todavía sigue completamente cerrada.

El último jueves la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) decidió modificar el sistema de habilitación para la adquisición de divisas que funciona a través de su página web. El cambio había sido leído por los operadores inmobiliarios como una concesión a su reclamo de la aplicación de alguna medida que sirviera para terminar con la parálisis que vive el mercado inmobiliario desde la intensificación de los controles en el mercado cambiario.

El pedido había sido canalizado la semana pasada por un grupo de empresarios del rubro, liderado por el presidente del Colegio Unico de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires (Cucicba), Hugo Mennella, ante el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que se limitó a escuchar el reclamo.

Sin embargo, 48 horas hábiles después de la puesta en marcha del nuevo mecanismo, los compradores siguen sin poder hacerse de los dólares. “Cuando salga la primera aprobación, el ciudadano que pueda comprar los dólares se va a volver tan famoso como en su momento le pasó a Ramón Mercedes Negrete”, señaló Néstor Walenten, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, en alusión al hombre que a principios de la década del 70 ganó el primer pozo millonario que entregaba el Prode. Walenten quería dejar en claro que para los operadores inmobiliarios hoy resulta más fácil adivinar los resultados de trece partidos de fútbol que obtener el visto bueno de la AFIP.

 

 

 

 

El nuevo formulario online que debe ser completado por el potencial comprador incluye una serie de datos acerca del inmueble, el vendedor y el monto al que fue acordada la operación.

“Al menos hasta ahora, los cambios en la pantalla de la AFIP fueron una simple cortina de humo. Varios colegas completaron el formulario y presentaron el pedido para acceder a los dólares, pero no tuvieron ninguna respuesta”, señaló Armando Pepe, dueño de la firma homónima y presidente del Club de Inmobiliarias, en el marco del encuentro “¿Cómo salir de la crisis inmobiliaria?”, organizado por la consultora Reporte Inmobiliario en el Centro Argentino de Ingenieros.

El pedido de medidas para destrabar la compra de dólares llega en un momento que las inmobiliarias califican de “dramático”. En abril, el número de escrituras en la ciudad de Buenos Aires cayó un 25%, aunque en el mercado afirman que los últimos números son mucho peores. “Cuando se conozcan los datos de junio y julio, vamos estar un 50% por debajo de los niveles del año pasado. Y ése es el escenario optimista”, señaló José Azpiroz Costa, director de la Inmobiliaria Bullrich.

En el sector, además alertaron sobre los efectos de la parálisis del mercado inmobiliario en el nivel del empleo. “Hoy ya están cerrando pequeñas inmobiliarias, en particular las sociedades familiares que no pueden mantenerse abiertas si durante dos o tres meses no logran cerrar ninguna venta. Y si esto sigue así, se pueden perder hasta 300.000 puestos de trabajo en la construcción”, señaló Pepe.

ESCEPTICISMO

Los operadores inmobiliarios además se mostraron muy escépticos acerca de los alcances que podría tener el nuevo plan de viviendas que impulsa el Gobierno para reactivar la industria de la construcción.

“Es difícil implementar un programa de este tipo si se parte de que los terrenos fiscales que se quieren aplicar no tienen un plan de urbanización”, señaló Walenten.

Por su parte, Pepe fue más tajante y no dudó en acusar al Gobierno de estar jugando con la ilusión de los cientos de miles de personas que ya se anotaron en el registro de la Anses para acceder a los nuevos créditos. “Todo esto me hace acordar al plan inquilinos, que terminó entregando 28 créditos para la compra de viviendas. Hoy se está jugando con la ilusión de 800.000 personas, porque si bien los terrenos fiscales existen, sólo la transferencia de dominio demandaría, por lo menos, seis meses”, señaló el empresario.

Comments

comments