El 50,6% de los viedmenses estaría dispuesto a desconectar a un familiar que estuviera en estado vegetativo y de esa manera aplicar la ley de Muerte Digna aprobada recientemente por el Congreso de la Nación según una encuesta efectuada el mes pasado en la capital de la provincia.

Sólo el 16,7% de los consultados aseguró que sería una medida que no llevaría adelante mientras que el 32,8% dijo no saber la determinación que tomaría al presentarse una situación de ese tipo.

El relevamiento fue dado a conocer desde la Universidad de Río Negro en base a un trabajo que realizaron entre personas no sólo de distinta edad sino también de distinto estrato social.

De los encuestados el 24,7% dijo estar “muy de acuerdo” con la nueva ley mientras que el 49,5% sólo aseguró estar sólo “de acuerdo”.

Otro de los temas en los que hizo hincapié el trabajo, que se realizó entre el 21 y el 28 de mayo, fue la Ley de Identidad de Género. El 57% de los encuestados aseguró estar de acuerdo con que una persona pueda cambiar su género mediante una cirugía y sin tener que recurrir a la Justicia como se venía haciendo habitualmente.

La respuesta fue coincidente tanto en las mujeres como en los hombres que fueron consultados (el 55%). Sólo el 10,1% dijo no saber o no contestó a las preguntas.

Los consultados (el 51,2%) también dijeron estar de acuerdo con la nueva ley que permite a transexuales y travestis modificar su nombre con sólo pedirlo en el Registro Civil sin antes tener que pasar por la Justicia. En tanto que el 40,1% dijo no estar de acuerdo con la posibilidad de concretar esta diligencia. El sondeo se hizo sobre 503 casos de la ciudad, y estuvo a cargo del investigador Raúl Aragón quien integra el Programa de Estudios de Subjetividad Colectiva que funciona en la sede atlántica.

“Puntualmente este tema tiene que ver con las variables culturales que tiene cada sociedad. En otros trabajos hemos medido que el 85% de la población de Viedma (aproximadamente de la provincia) es católica”, dijo Aragón quien agregó que estas dos leyes justamente se contraponen de plano con la doctrina de la Iglesia. Explicó que uno de los principales resultados es que el sistema de valores está cambiando en comparación con las normativas eclesiásticas.

Otra de las consultas fue si efectivamente la Ley de Identidad de Género y de Muerte Digna afectará los valores de la sociedad. El 52,1% respondió que no tendrá ninguna consecuencia mientras que el 36,4% indicó que tendría algún tipo de consecuencia. El 11,5% dijo no saber o no contestó esta parte del cuestionario.

Fuente: diario Río Negro

Comments

comments