De forma sorpresiva, la Cámara de Diputados le dio curso a la petición para juzgar al mandatario por el violento desalojo de una hacienda que causó 17 muertos y al menos 80 heridos. “No voy a renunciar”, dijo el presidente en conferencia de prensa.

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, quedó al borde de la destitución. La Cámara de Diputados aprobó hoy un pedido de juicio político en su contra por “mal desempeño de sus funciones”, tras el violento desalojo de un campo en el que murieron 17 personas. Minutos después de que se conociera esta noticia, el mandatario aseguró que no renunciará a su cargo.

 

La petición de juicio político fue aprobada esta mañana, de forma sorpresiva, por 73 votos contra 1. Es consecuencia directa de larepresión ocurrida el viernes pasado durante el desalojo de una hacienda de Curuguaty, que había sido ocupada. En ese enfrentamiento, murieron 11 campesinos, seis policías y hubo más de 80 heridos.

 

Apenas unos minutos después de que trascendieran los resultados de la votación en el parlamento paraguayo, el presidente Lugo salió a hablar a la población. Dijo que no va a renunciar a la presidencia y denuncio que es víctima de un ataque perpetrado por “sectores egoístas e insensibles”.

 

Este presidente no va a presentar renuncia al cargo y se somete con absoluta obediencia a la constitución y las leyes a enfrentar el juicio político con todas sus consecuencias”, precisó el jefe de Estado. Al tiempo que reclamó que se le ofrezca “la garantía de una justa y legítima defensa”.

 

Lugo denunció además que está siendo “objeto de un ataque inmisericorde de sectores que siempre se opusieron al cambio” y que “siempre vivieron del privilegio y nunca quisieron compartir los beneficios”.
En este sentido, Lugo consideró que el pueblo paraguayo “no olvidará que se pretende interrumpir un proceso democrático histórico a solo nueve meses de nuevas elecciones”.

Comments

comments