Hará asambleas y mostrará sus números sobre el impacto para los productores

Por Fernando Bertello  | LA NACION

Sin respuestas por parte del gobernador bonaerense, Daniel Scioli, a un nuevo pedido de audiencia, la Mesa Agropecuaria bonaerense decidió llevar adelante una estrategia a dos puntas. Por un lado, continuará con las asambleas. Por el otro, contraatacará a la propaganda oficial que busca minimizar el impacto del impuestazo que afecta el revalúo de las tierras, el pago del inmobiliario rural y hasta el tributo de bienes personales.

De hecho, ayer se conoció, en el marco de una conferencia que brindó la Mesa Agropecuaria bonaerense, un informe de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea) que revela que los productores deben destinar entre 277 y 316 días para poder cubrir los impuestos y descuentos comerciales que sufren por la intervención del Gobierno en los mercados.

Según Martín Di Bella, director de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA), que confirmó que en agosto próximo vencerá una cuota extra del inmobiliario rural, “los propietarios del 62 por ciento de las partidas observarán que su impuesto no se incrementará, por lo tanto les llegará una boleta en cero o sin monto a abonar”.

Quien ayer respondió esa apreciación del funcionario fue Alfredo Rodes, director ejecutivo de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap). “No se la creemos nada”, dijo.

Si se observa un trabajo realizado por los ruralistas, todos los partidos van a tener incrementos en sus valuaciones fiscales, algo que repercutirá sobre el impuesto a pagar. A modo de ejemplo, en 9 partidos habrá aumentos en las valuaciones fiscales de más del 1000%, mientras que en 93 distritos las subas irán del 500 al 800 por ciento. “En el ejercicio 2012 aumentarán, en promedio para toda la provincia, un 562%, de 1351 a 8949 pesos por hectárea”, señaló Marcelo Fielder, director ejecutivo de la Sociedad Rural Argentina (SRA).

 

 

UN GOLPE PARA TODOS

Los ruralistas también contradijeron que, como expresaron funcionarios provinciales, no había un revalúo desde los años 50. Lo hubo por ejemplo en 2003, año que se venía considerando para la valuación de la hectárea.

“Entre 2000 y 2012 se manifestaron aumentos del impuesto del 300 por ciento promedio”, acotó Fielder.

Según el gobierno bonaerense, el impuestazo no afectará a los productores más chicos. Pero la Mesa Agropecuaria bonaerense enfatizó que golpeará fuerte a los productores de 150 a 500 hectáreas, que son chicos y medianos.

Por si fuera poco, por la reforma impositiva ganará más el gobierno nacional que el provincial. Al revaluarse las tierras, la presidenta Cristina Kirchner subirá 790% la recaudación por bienes personales, que no se coparticipa. Pasará de 300 a $ 2670 millones. “Es la primera vez que los legisladores votan por un impuesto nacional”, dijo Rodes. En tanto, Scioli verá crecer la recaudación por el inmobiliario rural un 42%, al trepar de 1060 a 1510 millones de pesos. “La medida extrae del sector más de 2820 millones de pesos adicionales”, destacó Fielder. A todo esto, luego de una asamblea realizada anteayer en Ramallo, el campo hará otra mañana en Carlos Casares y prepara otra para el 29 en Ayacucho.

Comments

comments