La avenida 9 de Julio está repleta de micros y quedó bloqueada la bajada de la autopista 25 de Mayo. Las agrupaciones del interior fueron las primeras en llegar al lugar del acto. Hugo Moyano será el único orador.

La movilización a la Plaza de Mayo de los gremios que adhirieron al paro ya es masiva en horas del mediodía. La avenida 9 de julio está totalmente bloqueada en ambas manos desde San Juan hasta la avenida Corrientes por la cantidad de micros estacionados, lo que hace más lento el ingreso de algunas columnas desde la zona sur. Sin embargo, los alrededores del lugar del acto ya están colmados.

 

Con el paro de todas las ramas de Camioneros desde la medianoche, los primeros manifestantes en llegar esta mañana a Plaza de Mayo en adhesión a la huelga convocada por el también líder de la CGT, Hugo Moyano, fueron choferes de la ciudad bonaerense de Olavarría. Ahora, las columnas ingresan por Diagonal Sur, Diagonal Norte y Avenida de Mayo. Y la zona del Bajo no presenta cortes, pero sí gran congestión de tránsito.

 

Temprano, el tránsito por el centro porteño era algo más fluido que lo habitual. Poco antes de las 10, fue cortado el tránsito en la 9 de julio a la altura de la avenida Belgrano. Por la zona también estacionaron camiones. El corte provocaba algunas demoras en esa zona y en el acceso a la ciudad desde el sur del conurbano.

 

En la Plaza, a la altura de la Pirámide de Mayo, de frente al Cabildo (y de espaldas a la Casa Rosada) está armado el escenario en el que Moyano será el único orador del acto, alrededor de las 15 horas. La plaza estaba ya desde la madrugada llena de banderas de gremios, entre las que se destacaban las de UATRE, el sindicato de peones rurales que comanda Gerónimo “Momo” Venegas.

 

Los tempraneros militantes de Olavarría dijeron que llegaron temprano “para colgar los trapos”. Casi enseguida llegaron a la plaza sus compañeros de Lanús y una delegación de Santa Fe. Antes de las 10, ya se veían en el centro porteño importantes concentraciones de militantes de Camioneros y otros gremios.

 

Las policías Federal y Metropolitana mantenían esta mañana una discreta vigilancia en inmediaciones del palco montado por los organizadores de la movilización, luego de que ayer la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunciara que sacaría a las fuerzas de seguridad durante la movilización y acto en Plaza de Mayo para preservarlas de eventuales agresiones.

 

A la convocatoria de esta tarde concurrirán los gremios alineados con Moyano dentro de la CGT, el sindicalismo barrionuevista, dirigentes de partidos políticos de la oposición y organizaciones sociales, pero no los denominados “gordos” e independientes de la CGT ni la CTA oficialista; la CTA de Pablo Micheli, en tanto, adhirió al paro pero no irá a la Plaza.

 

Formalmente, la medida de fuerza es para reclamar por el aumento del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias y la universalización de las asignaciones familiares y la ayuda escolar, entre otras demandas. Pero tiene un claro trasfondo político en el marco del enfrentamiento que protagonizan hoy Moyano y el Gobierno.

 

En la Ciudad, el transporte público de pasajeros funciona con normalidad, mas allá de la adhesión de la Federación Nacional de Conductores de Taxis, aunque la medida de fuerza afecta a la recolección de residuos.

 

Comments

comments