El candidato opositor del PRI se proclamó ganador con el 37,14% en el conteo provisorio; “Los mexicanos le han dado a nuestro partido una segunda oportunidad”, aseguró

 CIUDAD DE MEXICO.- La vieja guardia política mexicana encontró un camino de vuelta al poder luego de doce años de viudez presidencial cuando el conteo rápido de la autoridad electoral mexicana dio la victoria Enrique Peña Nieto, cuyo partido ha sido acusado de clientelismo y corrupción durante las siete décadas que gobernó al país.

El candidato que le sigue en los resultados de dicho conteo, Andrés Manuel López Obrador, se negó a conceder su derrota a la espera del conteo electoral final y de su validación legal. “La postura que asumo es esperar hasta que tengamos las actas y todos los resultados”, dijo el candidato de la izquierda. “No hubo la equidad que establece la Constitución. Todavía no se ha dicho la última palabra. Hay información que nosotros tenemos que indica otra cosa de lo que está diciéndose en lo oficial”.

Aunque el conteo rápido da una ventaja de poco más de seis puntos porcentuales al candidato del PRI, el recuento oficial de la autoridad electoral mexicana comenzará recién pasado mañana y hacia el siguiente fin de semana se anunciarán los resultados finales. Sin embargo, por tratarse de la elección presidencial, el tribunal federal electoral es el órgano encargado de validar los comicios luego de analizar cualquier impugnación basados sobre posibles irregularidades que puedan argumentar los partidos. Ese proceso podría tardar varias semanas.

Consciente del imaginario popular que dejó el Partido Revolucionario Institucional en la sociedad mexicana tras 71 años de gobierno ininterrumpido, el ex gobernador del populoso Estado de México dijo que los primeros resultados oficiales señalan que los votantes le dieron una “segunda oportunidad” a su partido. También dijo que él y el PRI aprovecharán esa oportunidad y que gobernarán de una nueva manera, “conforme a la nueva realidad de democracia plena, de libertades y de participación social”.

El virtual presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, obtuvo un triunfo de más del 37,14 por ciento, con el 72,53 por ciento de las actas escrutadas por el sistema de resultados preliminares del Instituto Federal Electoral (IFE). En segundo lugar habría quedado el centro-izquierdista Andrés Manuel López Obrador, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), que de momento obtiene un 32,84 por ciento.

El anuncio de los resultados del conteo rápido provocó vítores de los partidarios del PRI, cuyo partido fue desbancado del poder en 2000 después de 71 años en el poder. Pese a una clara victoria del PRI, más del 60 por ciento de los votantes no lo habrían apoyado y ese no es el mandato que ese partido había previsto basado en encuestas pre-electorales.

La primera en conceder la derrota fue la candidata oficialista Josefina Vásquez Mota, seguida del candidato Gabriel Quadri que sólo logró un porcentaje de votantes de un dígito.

Luego de que en la campaña el oficialista Partido de Acción Nacional sugiriera que un triunfo del PRI podría traducirse en pactos de convivencia con el crimen organizado, Peña Nieto aseguró que “frente al crimen organizado no habrá ni pacto ni tregua” y que continuará la lucha, aunque con una estrategia enfocada en reducir la violencia que ha dejado más de 50.000 muertos desde 2006.

 

  

Enrique Peña Nieto.  Foto: Reuters
Foto 1 de 3

 

Luego de que Peña Nieto asumiera los resultados como el próximo presidente mexicano, un ambiente de fiesta se desató entre los partidarios priístas que irrumpieron a bailar música norteña en la sede del partido de la capital del país. Tienen muchas razones para celebrar de todas maneras: el PRI parecía que iba a retomar al menos una de las dos cámaras del Congreso y algunas gobernaciones.

El actual presidente Felipe Calderón dio un mensaje en cadena nacional televisiva y felicitó a Peña Nieto, de 45 años, por los resultados del conteo inicial. “Es mucho lo que hemos logrado los mexicanos y les pido que apoyemos a quien encabezará el poder Ejecutivo”, dijo el mandatario. “No hay derrotas permanentes, no hay derrotas para siempre”.

EL DATO. México llegó a estos comicios -en los que también se renovaron las dos cámaras del Congreso y se elegirán seis gobernadores, el jefe de gobierno de la capital, 579 diputados y más de 900 alcaldes- sumido en una ola de violencia generada por los cárteles del narcotráfico que ha dejado más de 50.000 muertos desde diciembre de 2006, cuando asumió el presidente Felipe Calderón.

Agencias AP, EFE, DPA y Reuters

Comments

comments