Arturo Velert Frau señaló que el principio de inocencia como un punto crítico para rever y llamó a la reflexión: “Ese principio dice que todo el mundo afuera y algunos adentro”, alertó.

Con las cosas claras, Arturo Velert Frau, camarista de la Sala Penal I, se animó a opinar sobre la Justicia. En su despacho, pulcro y ordenado, recibió a SJ8 para ser parte de la serie de entrevistas a los jueces. Amable y explícito analizó un tema puntual que le preocupa: la excarcelación de los sospechosos.

– ¿Cree que las leyes deberían ser más duras?
– No sé si más duras o más blandas. Las leyes tienen que ser más lógicas. Veo que en Argentina se legisla muy alegremente.

– ¿En qué casos admitiría la excarcelación?
– La Constitución fija el principio de inocencia que dice que toda persona es inocente hasta que no haya sentencia firme. Ese principio se interpreta con distintos criterios. Antes, a medida que se iba determinando que esa persona estaba vinculada a ese hecho se le iban restringiendo derechos. Ahora, si se encuentra con un homicida, como no tiene sentencia firme, quiere quedar en libertad. Estamos en un momento donde se ha desfasado todo.

– ¿Hay conflicto con los procesados y los penados?
– Sí, es cierto pero hay delitos y delitos. A un homicida no lo puede dejar alegremente en libertad. Primero, por la seguridad de él mismo, porque está expuesto a cualquier cosa. Es la realidad y los familiares de la víctima tienen todo su derecho y es lógico que estén alterados y con bronca pero pueden hacer una barbaridad. Entonces es necesario que el sospechoso esté preso pero también
para preservar su integridad física, su vida. Recuerdo ahora un caso que sucedió en el año 1977. Fue un accidente espantoso que sucedió en la avenida San Martín, en Alto de Sierra. Murieron tres maestras más el conductor de una camioneta. Era un camión que hacía un traslado de vino. Adelantó a otro camión en una curva y chocó contra la camioneta.

Las cuatro personas fueron aplastados por el camión con acoplado. El conductor estuvo preso y yo le dije: “Es mejor que te quedés acá adentro porque en la plaza sé que te están esperando todos pero no para aplaudirte precisamente”. Cuando dicté sentencia yo tenía una pena posible de 6 meses a 3 años. Yo le di 3 años.

Eso es para que se diera cuenta él y la comunidad que la compañía de seguro cubre el aspecto patrimonial, pero la libertad no.

– ¿Qué piensa de la inseguridad?
– La inseguridad es objetiva, es real no es una sensación como dicen. El hecho de que maten a una persona en la calle no es una sensación, es un cadáver que queda tirado en el piso. Pongamos los pies en la tierra. Y muchas veces se pretende de la Justicia cosas que no podemos hacer. Pero es que estamos aplicando un reglamento que es el Código Penal. Hay una legislación exclusiva del Congreso de la Nación.

– Se dice que los delincuentes sanjuaninos son los mismos que entran y salen…
– El principio de inocencia que dice que “en principio, todo el mundo afuera y excepcionalmente alguno adentro”. Lamentablemente tenemos que acatar las órdenes de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. También es cierto que la infraestructura que tiene el Estado en los establecimientos carcelarios es de muchos años y los delitos han crecido considerablemente en los últimos tiempos. Se debería pretender que una persona que es sometida a proceso tenga una sentencia. Replanteemos la reincidencia. Si una persona ya cometió un delito y reincidió no puede obtener el beneficio de la excarcelación.

Comments

comments