El subsecretario, Robero Correa Esbry, anunció el inicio de un sumario para los profesionales de la salud que participaron del paro declarado ilegal. Por ello desde el gremio irán a la Justicia.

Trabajo abrió una vía para multar al Sindicato Médico

La Subsecretaría de Trabajo endureció su posición y abrió un sumario administrativo contra el Sindicato Médico, por violar la conciliación que fue convocada para garantizar los servicios mínimos en Salud durante el último paro de actividades. Es la primera vez que la autoridad laboral llega a esta instancia con un gremio estatal y podría implicar un castigo económico de hasta 5.000 pesos por cada profesional que se sumó a la protesta. Desde la entidad que nuclea a los profesionales aseguraron que llevarán el conflicto a la Justicia.

En Trabajo no recuerdan haber disparado el dispositivo de sanción contra un sindicato que representa a trabajadores del Estado. La vez que estuvieron más cerca de imponer una multar fue este año con UDAP, pero quedó en la nada porque los docentes acataron la conciliación obligatoria, contaron en el organismo oficial.

Todo tiene su raíz en las medidas de fuerza que realizó el Sindicato Médico entre el 21 y el 26 de junio, en reclamo del 82 por ciento móvil para los jubilados del sector, la titularización de los interinos y una mejora salarial mayor a la que dio el Gobierno, entre otros temas. Trabajo llamó al Ministerio de Salud y al gremio a una audiencia de conciliación para acordar cómo se iba a garantizar la atención de los pacientes en los hospitales públicos durante los días de protesta, pero los representantes sindicales no asistieron.

Debido al faltazo, la autoridad laboral inició el sumario que ahora abre la polémica. Según dijo ayer el subsecretario de Trabajo, Roberto Correa Esbry, “ellos no se presentaron para decir cómo iban a garantizar los servicios mínimos y eso habilita a iniciar una investigación de carácter administrativo”. Lo que busca determinar es si los médicos cumplieron con la premisa, atendiendo a que la salud está considerada como un servicio esencial que el Estado no puede dejar de prestar.

Trabajo debe emitir una resolución. Si verifica que no se dieron los servicios mínimos, puede aplicarle al gremio una multa que va de 1.000 a 5.000 pesos por médico que hizo paro. Pero si los profesionales les dieron respuesta a los pacientes, no habría ningún tipo de sanción.

Por las dudas, en el Sindicato Médico se están preparando para resistir una sanción. El secretario General, Daniel Sanna, señaló que “el sumario no tiene sentido de ser y una multa tampoco, nosotros garantizamos las guardias mínimas como lo hacemos siempre, las urgencias se han atendido”. Y adelantó que presentarán un amparo en la Justicia.

La puja se da en medio de un largo conflicto. El gremio viene reclamando con fuerza desde la gestión anterior y es el que más paros le ha hecho a la gestión giojista. Para peor, la relación con el ministro Oscar Balverdi es nula y no hay en vista ninguna vía de solución. Por lo pronto, el gremio tiene hasta el miércoles para ejercer su derecho de defensa. Trabajo le mandó un oficio para que dé su versión de las consecuencias de las medidas de fuerza.

Correa Esbry no quiso hacer especulaciones sobre la resolución. Sin embargo, fuentes del organismo aseguraron que hay un hecho que les juega en contra a los médicos. Contaron que en el Hospital de Niños hubo una orden para que no se anotaran turnos durante los días de paro. Sanna insistió en que en todos los centros se cumplieron las guardias mínimas.

Comments

comments