Los científicos advirtieron que aún no pueden confirmar su existencia; «Hemos superado una nueva etapa en nuestra comprensión de la naturaleza», aseguran

GINEBRA.- Una nueva partícula «coherente» con el bosón de Higgs fue descubierta por los científicos, pero todavía hacen falta mayores investigaciones verificaciones para saber si se trata o no de la «partícula de Dios», indicó el Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN, según sus siglas en francés).

La «partícula de Dios» es considerada por los físicos como la clave para entender la estructura fundamental de la materia y la partícula que atribuye la masa a todas las demás, según la teoría llamada del «modelo estándar». «Hemos superado una nueva etapa en nuestra comprensión de la naturaleza», dijo en un comunicado el director general del CERN, Rolf Heuer, en un comunicado.

 

 
El registro que podría demostrar la existencia del bosón de Higgs. Foto: CERN

 

«El descubrimiento de una partícula cuyas características son coherentes con las del bosón de Higgs (…) abre la vía a estudios más profundos que necesitarán más estadísticas para establecer las propiedades de una nueva partícula», aseguró. «Esta partícula permitirá descubrir otros misterios de nuestro universo», añadió Heuer.

Los expertos familiarizados con la investigación en el enorme complejo, bajo la frontera franco-suiza, dicen que la gran cantidad de información que han obtenido mostrará en esencia la huella de la partícula crucial conocida como el bosón de Higgs, lo cual prácticamente demostraría que sí existe, pero no les permite afirmar que ya ha sido vista. Parece haber una línea delgada que separa ambas cosas.

Para los físicos especializados en partículas, este hallazgo resultará clave para poder confirmar el modelo estándar de la física que explica qué le da su masa a la materia y, por extensión, cómo se formó el universo.

Pese a la prudencia reflejada en el anuncio, Heuer calificó de avance «histórico» el descubrimiento de una nueva partícula consistente con el bosón de Higgs, aunque advirtió de que queda mucho trabajo por delante. «Tenemos un descubrimiento», dijo Heuer al término de la conferencia científica en la que se presentaron los resultados, en la que además convocó a todos a sentirse «orgullosos y felices» para enseguida destacar que «esto es un inicio» y que «queda mucho trabajo por delante».

Peter Higgs, el físico británico que propuso su existencia en 1964, estuvo presente en la sala al momento del anuncio y felicitó al equipo del CERN «por este tremendo logro» y se mostró emocionado por poder ser testigo, a sus 83 años, de este momento.

 

 

Las investigaciones se llevan a cabo en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), el acelerador de partículas más grande del mundo, cuya construcción costó 10.000 millones de dólares. En este túnel de 27 kilómetros de circunferencia, instalado a 100 metros bajo tierra, los físicos provocan el choque de miles de millones de protones con la esperanza de encontrar, con la ayuda de todo tipo de detectores, el rastro del bosón entre los restos (cascadas de partículas).

 

 
Foto: Archivo 

El anuncio de hoy llega después de que el pasado mes de diciembre el misterio sobre el bosón de Higgs se redujera sensiblemente cuando los dos experimentos independientes que se están llevando a cabo en el LHC limitaron una región situada entre 124 y 126 giga electrón voltios (1 GeV equivale a la masa de un protón). 

Hasta ahora el principal obstáculo es el margen de error de los dos experimentos, todavía demasiado grande a pesar del gran número de datos acumulados, y que obliga a los científicos a hablar de «indicaciones» y no de «descubrimiento» del bosón.

Claves para entender la búsqueda de la «partícula de Dios»

¿QUÉ ES EL BOSÓN DE HIGGS O «PARTÍCULA DE DIOS»?

La teoría estándar de la física describe la materia como compuesta por partículas sin tamaño y predice la existencia de esta nueva partícula, que hasta ahora no había sido observada. Estaría asociada con «un campo de Higgs», una especie de «melaza» que impregna el espacio-tiempo y frena a las otras partículas generando el efecto equivalente a la masa: las que más interactúan con el campo de Higgs tendrían más masa. Los físicos le pusieron el nombre de la «partícula de Dios» precisamente porque sería la que les confiere masa a las demás.

¿CON EL DESCUBRIMIENTO DEL HIGGS SE TERMINAN LOS ENIGMAS DE LA FÍSICA?

El Higgs es la última pieza del modelo estándar de la materia, pero los físicos ya saben que hay partículas y fuerzas que están más allá de esta hipótesis y que la teoría tiene inconsistencias que deberán superarse, del mismo modo en que las leyes de Newton fueron superadas por las ideas de Einstein y la teoría de la relatividad. El modelo estándar no explica la gravedad ni la materia oscura, que, se cree, forma el 96% del universo, ni la energía oscura, que sería la responsable de la expansión del cosmos.

¿CÓMO FUE LA BÚSQUEDA DEL BOSÓN DE HIGGS?

Exigió proezas técnicas sin precedente. Como su vida es muy corta, los científicos buscaron en las huellas que dejaron las partículas en las que decae como resultado de miles de millones de colisiones entre haces de protones acelerados a casi la velocidad de la luz. Para analizar enormes cantidades de datos, hubo que construir herramientas teóricas, varias de las cuales fueron desarrolladas por investigadores argentinos. Esos cálculos debían permitir dilucidar si lo que observaban era «algo nuevo» o una fluctuación estadística.

¿QUIÉN O QUIÉNES PREDIJERON QUE DEBÍA EXISTIR ESTA PARTÍCULA?

Peter Higgs, físico británico nacido en 1929, propuso su existencia en 1964, mientras investigaba en la Universidad de Edimburgo. Se cuenta que lo concibió mientras realizaba una travesía por Escocia. Al parecer, cuando regresó al laboratorio comentó que había tenido «una gran idea». Pero hubo otros científicos que publicaron teorías similares más o menos simultáneamente, como François Englert, profesor emérito de la Universidad Libre de Bruselas, y Tom Kibble, profesor emérito del Imperial College, de Londres.

Agencias AP, EFE, AFP y DPA 

Comments

comments