El presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, reiteró ayer su posición a favor de que los jueces paguen el impuesto a las ganancias, pero consideró atendible la visión de muchos…

La exención de ganancias a los magistrados es de $350 millones.

El presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, reiteró ayer su posición a favor de que los jueces paguen el impuesto a las ganancias, pero consideró atendible la visión de muchos de sus colegas que se preguntan por qué «siguen» exentos otros sectores «económicamente muchísimo» más significativos que el judicial.

«He sostenido que hay que resolver en el sentido de pagar (ese tributo)», ratificó Lorenzetti, pero al mismo tiempo se hizo eco de las inquietudes de muchos de sus pares: «¿Por qué se quieren sacar (las exenciones) de los jueces y no se sacan las otras, que son de la actividad económica y son muchísimo más relevantes?».

De acuerdo con lo indicado en el mensaje que acompañó al proyecto de presupuesto 2012, finalmente aprobado sin modificaciones relevantes, las exenciones impositivas alcanzarán este año a cerca de 50 mil millones de pesos, de los que unos 350 millones (el 0,7 por ciento del total y el 4 por ciento de las exenciones a ganancias) corresponden a los jueces.

El titular del máximo tribunal de justicia del país analizó que «éste no es un tema económico, porque el impuesto a las ganancias tiene muchas exenciones que son económicamente muchísimo más importante que la de los jueces».

Al respecto, solamente en el caso del impuesto a las ganancias, las exenciones a los jueces (unos 350 millones de pesos) tienen una importancia menor ante las que benefician a los intereses de los títulos públicos, la renta de los depósitos en entidades financieras, las obligaciones negociables de personas físicas, asociaciones civiles, fundaciones, mutuales y cooperativas, por un total de caso 8.500 millones de pesos.

Senado. Por otra parte, la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado tratará el martes próximo un proyecto de ley que trata de rebajar el impuesto a las ganancias para los trabajadores mediante la introducción de nuevas deducciones. Se trata de un proyecto presentado por la oposición, por el senador por Corrientes Eugenio Artaza, que será llevado a la comisión con un pedido de preferencia aprobado ayer por unanimidad de los senadores presentes en la sesión.

No obstante, los legisladores del Frente para la Victoria anticiparon que rechazarán el proyecto con sus ocho votos, uno más del que podría juntar toda la oposición unida.

La iniciativa introduce como sumas deducibles del gravamen al equivalente de los salarios mínimos, vitales y móviles que se devengan durante el año que en la actualidad es de 2.300 pesos por mes.

Otras deducciones que se permiten son los saldos de las tarjetas de crédito y el consumo con tarjetas de débito, como así también los consumos por turismo interno. El proyecto también prevé deducir hasta un salario mínimo por los pagos de alquileres de casas viviendas, cocheras, playas de estacionamiento y casas de recreo.

Por otro lado, la iniciativa prevé la introducción de una alícuota del 15 por ciento al resultado proveniente de la compra, venta o cambio de acciones.

Comments

comments