El titular de UOCRA consideró que “dos mandatos son suficientes” mientras que el camionero advirtió por “aquellos dirigentes que estuvieron en la década del 90″. Sobre la Presidente, Moyano lanzó: «La soberbia es el camino al autismo político»

Moyano y Martínez se cruzan "elogios", pero sigue sin haber acuerdo en la CGT

Crédito foto: Télam

Un nuevo capítulo con “elogios” aunque insuficientes para saldar las diferencias protagonizaron anoche dos de los dirigentes de la CGT, en medio de la polémica por el pedido de impugnación de las elecciones internas, que tiene a la central obrera al borde de la fractura.

El secretario general de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA), Gerardo Martínez, recomendó al titular de la CGT, Hugo Moyano, terminar su segundo mandato en la entidad cegetista y «salir por la puerta grande con el aplauso y reconocimiento» del sindicalismo y la sociedad.

«Siempre hablábamos con Hugo de la importancia de tener dos mandatos al frente de la CGT, que es para salir por la puerta grande con el aplauso y el reconocimiento del movimiento sindical y la sociedad», comentó Martínez, rival de Moyano en la interna por la sucesión de la CGT.

El dirigente sindical reiteró que dos mandatos al frente de la central obrera «está bien», y que la intención de los gremialistas opositores al líder camionero es «provocar una renovación y seguir en tránsito, porque todavía tenemos en Argentina muchas asignaturas pendientes».

En declaraciones al canal TN, Martínez dijo que los ocho años de gestión de Moyano fueron “espectaculares” y remarcó que está de acuerdo «en el qué, pero no en el cómo» a la hora de encarar una negociación con el gobierno nacional.

«Conceptualmente, todos los dirigentes sindicales somos conscientes de la importancia que tiene la unidad del movimiento», remarcó.

Martínez se mostró a favor de «hacer todo lo posible por agotar las instancias para seguir manteniendo la unidad del movimiento sindical, la soberanía política de la CGT».

También puso especial énfasis en subrayar que «hay buscar una nueva matriz de situación» a la hora de entablar el diálogo con el Ejecutivo.

«Sin aflojar, antes teníamos una capacidad de negociación, que no era fácil pero íbamos logrando resultados. Necesitamos ahora buscar una nueva matriz de relación para seguir canalizando las soluciones de nuestros problemas», propuso Martínez.

En el mismo estudio televisivo, pero sin cruzarse al aire, habló luego Moyano. Destacó que «de la mano de Martínez» la CGT volvió a estar en la escena mundial y avanzó en los organismos internacionales.

Sin embargo, no opinó lo mismo sobre otros de sus rivales, encolumnados en la facción de «Los Gordos», como Oscar Lescano.

«Nadie puede pensar que aquellos hombres que estuvieron en la década del 90 no vuelvan a repetir lo que hicieron en esa época, que fue entregar absolutamente todo», apuntó Moyano.

Y abundó: «No podemos creer que no van a repetir la historia ¿por qué? Porque las situaciones políticas son similares».

Insistió además que es el Gobierno el que “desde hace más de un año no responde a los reclamos legítimos de los trabajadores”. En ese sentido, volvió a enfatizar en la “soberbia enorme de la Presidente” y lanzó: “Yo creo que la soberbia es el camino al autismo político”.

Sobre la situación económica del país, Moyano alertó que la actividad de los camioneros cayó en el orden del 20 por ciento. Sobre este punto, Martínez dijo que en la Capital Federal se perdieron este año “seis mil puestos de trabajo”.

El secretario general de la CGT fue categórico además al afirmar que no aceptará que el gobierno nacional «se meta en la interna» de la central obrera, y aseguró que ministros y funcionarios del gabinete «presionan» a «muchos» sindicalistas que se oponen a su conducción.

«Hay muchos muchachos presionados por el Gobierno. Presiona (el secretario de Comercio Interior, Guillermo) Moreno con toda su fortaleza de convicciones, y eso es así históricamente. Algunos (sindicalistas) están con mucho temor», dijo Moyano.

El dirigente del gremio de Camioneros expresó que, en otros casos, «directamente llaman los ministros», y en tal sentido cuestionó al titular de Trabajo, Carlos Tomada, que tiene en sus manos el pedido de impugnación al Consejo Nacional de la CGT previsto para el 12 de julio próximo.

«No tienen argumento para impugnar. Que vayan al Congreso y discutamos, que la gente vaya y vote en el cuarto oscuro», desafió.

Sobre el vínculo con la presidente Cristina Kirchner, Moyano aseveró que es “un camino sin retorno» y subrayó que está «dispuesto a resistir» en su postura política.

En tal sentido, ironizó al decir que el acto que compartieron ayer la Presidente y el secretario general de Luz y Fuerza, Oscar Lescano, uno de los principales opositores en la central obrera perteneciente a la facción de Los Gordos, «es el mejor marketing» que puede tener.

Comments

comments