El gobernador bonaerense contó que ayer se comunicó con Cristina y le ratificó su compromiso con el Gobierno nacional. Además, se refirió a la posibilidad de una reforma de la Ley de Coparticipación y aseguró que el propio Néstor Kirchner ya había planteado la necesidad de avanzar sobre el tema.

La convocatoria, la ornamentación del Salón Dorado de la Gobernación y las expectativas públicas anunciaban una conferencia de Daniel Scioli con anuncios y pronunciamientos sobre el sostenido ataque político del kirchnerismo a su gestión y el riesgo institucional que esta pelea provoca en el principal estado federal de la República. No pasó nada de eso. El gobernador anestesió cualquier posibilidad de confrontación con el Gobierno nacional, agradeció a Cristina Kirchner “por su predisposición”, ratificó su alineamiento con el “proyecto nacional”, dijo que habló con la Presidenta y que acordaron “seguir trabajando juntos”. Al tiempo que no dio marcha atrás respecto a aquella declaración en la que manifestó su voluntad de ser candidato presidencial en 2015.
“Mis enemigos no son los políticos que hacen declaraciones y que la Presidenta los tiene bien junados a todos”, resultó la declaración más picante del gobernador, en medio de un discurso por momentos apagado y previsible en las formas de evaluar la realidad. Fue apenas una defensa por los dichos del intendente de Lanús, Darío Díaz Pérez, quien atribuyó a la presidenta haber castigado al gobernador por “inútil” y mal administrador.

 

“Yo con la Presidenta al mayor nivel hablo cuestiones de Estado y obviamente no tengo ninguna duda que ella jamás se podría haber referido a mi persona en esos términos. No hace dos días que trabajamos juntos”, agregó Scioli. Al tiempo que reivindicó la figura de Néstor Kirchner: “Hace 10 años, Néstor me confió aquella enorme responsabilidad de ser su vicepresidente y luego me dio todo el respaldo para que sea gobernador; y luego para que sea su vicepresidente en el Partido Justicialista y luego para encarar juntos la elección del 2009 y luego para ser reelecto nuevamente como gobernador, formando permanentemente un equipo con una gran responsabilidad”.
Asimismo, también agregó que Néstor Kirchner ya había contemplado la necesidad de avanzar sobre una reformar de la Ley de Coparticipación, uno de los ejes a los que atribuye Scioli el problema estructural de la Provincia. “Lo planteó en el seno del partido justicialista cuando creó una Comisión que debería comenzar a avanzar sobre una asignatura pendiente en nuestra Constitución que es una nueva ley de coparticipación federal, en la cual ya él hacía referencia a la discriminación de la provincia de Buenos Aires. Pero este es un tema que exige el consenso de todas las provincias. Y la Presidenta de la Nación seguramente, con los gobernadores, podrá avanzar”, indicó Scioli.
Consultado por sus aspiraciones presidenciales para 2015, Scioli no dio marcha atrás: “Yo lo que tenía que decir con respecto a esto ya lo dije y punto. En los términos que lo dije y tomen en forma integral todas mis declaraciones de aquel momento. Dije especialmente que era un momento de gobernar, de encarar soluciones a los problemas de la gente y yo no me distraigo en ninguna otra cuestión”

 

Scioli intenta mostrarse en plena gestión. Este mediodía estuvo acompañado de su gabinete, con ausencia del vicegobernador, Gabriel Mariotto. “No hay crisis”, respondió  a los periodistas. Un diagnóstico que aparece contradictorio con la decisión de enviar un proyecto de Emergencia Económica y Financiera de la Provincia. Este trámite no tiene conformidad de la oposición parlamentaria y revela un rechazo preliminar en parte de las bancadas del FPV.  “En Diputados no hay bloque oficialista”, mencionan en el Palacio Legislativo.
El proyecto de ley no fue presentado aún. No hay certeza si incorporará el desdoblamiento de aguinaldos. El jueves, el presidente de ese cuerpo legislativo, Horacio González, comunicó a los jefes de bloques que estaba en el papper y hoy esa posibilidad es neutra.
Scioli asegura que será remitido con cambios en el sistema previsional para permitir retiros voluntarios, jubilaciones a término y fusión de estructuras administrativas.
Mientras tanto, comunicó la firma de un decreto del Ejecutivo contemplando el pago del Sueldo Anual Complementario en cuatro cuotas. Quiere tener un reaseguro legal ante la avalancha de juicios de los empleados estatales. Ya fue obligado por una medida cautelar del juez en lo Contenciosos Administrativo, Luis Arias, para pagar el SAC completo y en el término de cinco días hábiles.
La jurisprudencia determina la existencia de una ley cuando existe una “detracción patrimonial” en las personas. Y los sueldos conforman un contrato por una prestación laboral que debe ser correspondida con un pago estipulado de antemano.
No obstante la controversia, hasta esta tarde la defensa legal es una cuestión abstracta porque el decreto firmado por Scioli todavía no fue publicado en el Boletín Oficial y este trámite le otorga validez a los actos de gobierno.

Comments

comments