El fallo, leído antes del fusilamiento, asegura que «su marido tiene derecho a matarla»; la joven, de apenas 22 años, era acusada de adulterio; el momento fue filmado

 

KABUL.- Un video que muestra la ejecución por bala de una mujer sospechosa de adulterio en un pueblo a un centenar de kilómetros de Kabul relanzó la polémica sobre los avances de la condición de las mujeres en Afganistán tras una década de presencia internacional.

La imágenes son horribles. En un pequeño pueblo de la provincia de Parwan, pegada a la de Kabul, varias decenas de hombres, sentados en el suelo o agrupados en los tejados de las casas, fijan la mirada en la silueta de una mujer cubierta con un velo grisáceo que les da la espalda.

La acusada, identificada como Najiba, de 22 años, escucha sentada la sentencia, o más bien su condena a muerte, sin mover ni intentar escaparse. Sólo mueve un poco la cabeza al principio de la secuencia.

 

 
El video muestra el momento en que la joven es inhumanamente asesinada. Foto: AFP 

«Esta mujer, hija de Sar Gul, hermana de Mostafá y esposa de Juma Jan, huyó con Zemarai. No la vieron en el pueblo durante más o menos un mes», enunció un hombre que parecía el juez, con barba larga y negra. Acababa de citar unos versículos del Corán que condenan el adulterio. «Pero por suerte, los muyaidines la atraparon. No podemos perdonarla», continuó el juez talibán. «Juma Jan, su marido, tiene derecho a matarla», dijo. Se le entregó entonces un fusil Kalashnikov a un hombre vestido de blanco que se ubicó dos metros detrás de la acusada. 

Al grito de «Alá akbar» (Dios es grande), el hombre disparó dos veces en dirección de la mujer, errando el blanco. Una tercera bala la alcanzó en la cabeza. La víctima cayó desplomada al piso. Lo que no impidió a su verdugo disparar al cadáver diez veces más. Entre los presentes, únicamente hombres, algunos grabaron la escena con sus teléfonos celulares.

La versión oficial es sustancialmente diferente. Según Roshna Jalid, una vocera de la provincia de Parwan, Najiba fue detenida por los talibanes por haber mantenido «relaciones» (extraconyugales) con un comandante talibán del distrito de Shiwari, en la provincia de Parwan, y «hace 16 días» la condenaron a muerte. El ministerio de Interior afgano «condenó con firmeza» un acto «antiislámico e inhumano» cometido por «asesinos profesionales».

Agencias DPA y AFP 

Comments

comments