Documentación exclusiva a la que tuvo acceso OPI Santa Cruz, demuestra que la señora presidenta retiró del Banco Santa Cruz, en Río Gallegos, su depósito millonario en dólares, en los primeros días del mes de junio y dos días después de anunciar la pesificación de los ahorros en Casa de Gobierno. Lo que nadie conocía, hasta ahora, es que la mandataria tenía ese dinero colocado en un plazo fijo en el banco de Esquenazi, en nuestra ciudad. Aquí le contamos cómo y cuando ocurrió la transacción y hasta dónde OPI pudo conocer el destino de los fondos.

OPI Santa Cruz tuvo acceso a documentación reservada del Banco Santa Cruz de Río Gallegos, donde consta fehacientemente que el día 8 de junio de 2012, la presidenta Cristina Fernández, ordenó realizar un retiro desde su cuenta “Sucesión Néstor Kirchner”, operable en la entidad de Esquenazi, por la suma de U$S 3.198.270,00 sin que se haya podido establecer, hasta el momento, el destino de esos fondos.

Sabemos que el dinero, en moneda estadounidense, conformaba un depósito a 180 días que la mandataria tenía y canceló antes de su vencimiento, realizándose, vía electrónica, una transferencia ordenada por su titular, destino que se mantiene en reserva, por estar calificada dentro de las “cuentas VIP” que posee la institución bancaria.

A casi un mes del anuncio por cadena nacional de la pesificación de sus dólares, por parte de la presidenta, lo único que sabemos con certeza, es que fueron retirados del Banco Santa Cruz, de un plazo fijo a 180 a nombre de “Sucesión Néstor Kirchner”

Una fuente del propio banco le confió a OPI “el dinero no lo retiraron del banco, es decir, no hubo un retiro físico del billetes, sino una transferencia electrónica a un destino que el banco no está autorizado a brindar”. Debido a que la operación se realizó dos días después del anuncio presidencial de pesificación de los depósitos propios, la misma fuente de la entidad opinó “lo ideal, hubiese sido la pesificación en el mismo acto, pero bueno, el cliente es el dueño del dinero y puede disponer de él de acuerdo a su mejor criterio” concluyó.

La operación de retiro de fondos de la familia Kirchner se realizó vía transferencia electrónica el viernes 8 de Junio, es decir, el mismo día que CFK viajó de Buenos Aires a Río Gallegos para “pasar un fin de semana en familia” debido a que el miércoles siguiente (13 de junio) tenía que viajar a Nueva York para asistir a una reunión del comité de descolonización.

La reunión familiar, concluyó con la enfermedad de Máximo, de la cual diéramos cuenta oportunamente y le agregó una cuota más de intriga, respecto de los motivos del retiro del plazo fijo en dólares, considerado parte de la herencia familiar.

Todo se complicó cuando su hijo Máximo sufrió una artritis séptica en la rodilla derecha, por lo que el domingo 10 de Junio, día que Cristina regresó a Capital Federal, debió ser trasladado de urgencia a Buenos Aires en el avión Tango 01, despertando las críticas por el uso de la máquina presidencial, información que también diera en exclusiva OPI Santa Cruz.

Voy a poner mi plazo fijo en pesos” dijo Cristina, quien puso de ejemplo al periodista Víctor Hugo Morales, que publicitó la pesificación de sus ahorros en dólares y pidió “dar testimonio” a amigos y funcionarios, instándolo a que hagan lo mismo. “Vos, Fernández, me parece que estás primero en la fila y con bonete“, le dijo al ex jefe de gabinete. En aquella ocasión, la mandataria trató de “amarrete” al abuelo que interpuso un amparo para comprar diez dólares para regalárselo a sus nietos por sus logros escolares.

¿Van por Esquenazi?

Hasta donde sabemos, la presidenta no pesificó los dólares del Plazo fijo que tenía en el Banco Santa Cruz de Río Gallegos, pero sí los retiró de la entidad, cuyo destino es incierto. La información estuvo rodeada de suspicacias, dado que se produjo en medio de la disputa por YPF entre la presidenta y la familia Eskenazi, ya que, además, son los accionistas mayoritarios del Banco adonde la familia Kirchner supo guardar por años sus ahorros. No pocos, piensan que el kirchnerismo está dando todas las señales de una nueva batalla contra el banquero, al igual que la dio sobre aquellos amigos íntimos que hoy han dejado de serlo, tal el caso de Magnetto, Moyano, Scioli, Repsol y muchos más.

Una iniciativa promovida en estos días por el concejal del FVS, Mario Grasso, pretende quitarle al banco Santa Cruz la cuenta sueldos de los municipales de Río Gallegos, lo que podría replicarse con los 50 mil estatales provinciales que mensualmente conforman la cartera de banco, hecho que abona más tensión y sospechas en el sentido de si todo esto no es, en realidad, una maniobra más dentro de una operación tendiente a quitarle al Banco Santa Cruz la importante cartera de clientes cautivos que tiene, por decisión y acuerdo de Néstor Kirchner y el empresario de las finanzas.

Grasso, ha disparado públicamente la “necesidad” de que el sueldo de los municipales sea gestionado por otra entidad y para ello ha pedido una propuesta al Banco Hipotecario y otros bancos que operan en esta capital. La mismas fuente del Banco Santa Cruz, consideran casi imposible que la provincia decida adoptar la misma actitud y cambiar de entidad “si esto sucediera, se caería el banco (Santa Cruz), porque toda la administración pública, tiene, desde sus cuentas sueldos, pasando por sus tarjetas de créditos, créditos personales y descuentos, a través de nuestro banco”, señaló.

Es en este marco que, el retiro de los millonarios depósitos de la presidenta y su desconocido destino, tiene mayor relevancia y enciende aún más este mito urbano.Versiones no confirmadas por OPI señalan que la transferencia se habría efectuado al Banco Nación, lo cual no ha podido ser corroborado. lo que sí sabemos, es que el Banco Santa Cruz se desprendió de una importante fortuna cuya dueña, por el momento, no demuestra interés por decirnos qué hizo con ella. (Agencia OPI Santa Cruz)

Comments

comments