Quedó al frente de la central sindical por otros 4 años. Criticó al gobierno y defendió a Scioli. Sin la presencia de los sindicatos más numerosos, el jefe de Camionero politizó su discurso.

 

Hugo Moyano fue proclamado por sus aliados como secretario general de la CGT por otros cuatro años, pese a la vigencia de una impugnación oficial al proceso, y llamó a los trabajadores a “repensar el voto en 2013” si el gobierno no atiende las demandas de las organizaciones sindicales.

“Si no hay respuestas a nuestras demandas tenemos que repensar que tendríamos que hacer el año que viene. Que el Gobierno no se olvide que mucho de ese 54 por ciento (obtenido) es de los trabajadores”, especuló Moyano al brindar un discurso frente a una multitud de trabajadores en el estadio de Ferro, minutos después de finalizada la votación que consagró su reelección.

La nueva conducción de la central electa durante el congreso normalizador desarrollado en el estadio de Ferro Carril Oeste incluye como secretario adjunto —número dos— al titular del sindicato del Petróleo y Gas Privado, Guillermo Pereyra, quien integra además uno de los sillones del directorio de YPF. También se completó el esquema de los 35 secretarios del Consejo Directivo que finalmente fueron ocupados por los sindicatos que se mantuvieron bajo el ala del camionero.

De esta manera, el camionero tendrá su tercer mandato consecutivo al frente de la central obrera que quedó formalmente fracturada, por lo que ahora conducirá una CGT más pequeña que la que supo encabezar en los últimos ocho años, integrada por el grupo de gremios que decidieron mantener bajo su liderazgo. Sin la presencia de los sindicalistas opositores que harán su propio congreso normalizador el 3 de octubre, asistieron los secretarios generales y congresales de las organizaciones moyanistas: Camioneros, Trabajadores Rurales (Uatre), Judiciales, Municipales, Canillitas, Dragado y Balizamiento, Peajes (Sutpa), Panaderos, Plástico, Pilotos, Patrones de Taxis, Aleara, Setia, Unión Obrera de Textiles, Espectáculos Publicos, Udeba, Carne, Cerveceros, Calzado, entre otros.

El líder sindical desarrolló un discurso que excedió las demandas habituales de su sector vinculadas con la suba del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias y la eliminación del tope para el cobro de asignaciones familiares. Puntualmente habló de la inflación y, por primera vez, de la inseguridad como problemas que el Gobierno debe solucionar y se metió de lleno en las elecciones de 2013.

zara.

“La respuesta de los trabajadores tiene que ser en las urnas”, sostuvo Moyano y adelantó que va a hablar “con todos los sectores” de cara a los comicios legislativos del año próximo”.

Además, se solidarizó con los trabajadores del sector público que no cobraron el aguinaldo en tiempo y forma en Buenos Aires pero exculpó al gobernador Daniel Scioli, posible aliado en un armado peronista no kirchnerista. “En la provincia de Buenos Aires se la agarran con el gobernador y es el gobierno nacional que no le envía el dinero para que puedan cobrar el aguinaldo”, exclamó. Previamente, utilizó varios minutos de su exposición para denunciar que el gobierno, a través de ministros, buscó impedir “de todas las maneras” que el congreso para reelegirlo no se realizara.

El encuentro se inició a las 10 y, en primer lugar, se llevó a cabo el congreso extraordinario que aprobó el ingreso de 47 sindicatos a la CGT y luego se hizo el congreso ordinario en el que se efectuó la votación que consagró a la lista única de Hugo Moyano y al nuevo secretariado. El cónclave se llevó adelante sin acceso a la prensa.

Los “gordos” ahora van por el histórico edificio

La disputa entre los líderes gremiales que se adjudican la conducción y representatividad de la Confederación General del Trabajo se da en lo político y promete extenderse al ámbito inmobiliario, porque en breve se abrirá la lucha por la posesión de la sede de la central obrera. El edificio de Azopardo al 800, histórico símbolo justicialista, está hoy en poder de Hugo Moyano, que acaba de ser reelecto líder de la CGT y planea estar allí cuatro años más.

Sin embargo, esta intención choca con la idea del grupo conformado por los “Gordos”, los “independientes” y un sector de ex aliados del mandamás de los camioneros. Lescano adelantó: “Ya hemos decidido pedir el edificio de la CGT. ¿Moyano? Que se vaya a otro edificio para hacer política”. Para fundamentar su última expresión, el secretario general de Luz y Fuerza se apoyó en el análisis que hizo del discurso que Moyano pronunció en Ferro, tras ser reelegido.

“El quiere ser presidente de los argentinos. Si había alguna duda, después del discurso de hoy no quedó ninguna”, sentenció Lescano, que se mostró sorprendido, no por el sentido de las palabras del líder de camioneros, pero sí por “algunos ataques” al gobierno. Sobre la revisión del voto que pidió Moyano a los trabajadores, Lescano manifestó: “Tenemos tiempo de decidir a quién votar. El año que viene hay elecciones, y veremos de aquí a esa fecha”.

Finalmente, al ser consultado sobre un acercamiento entre las partes que pelean por la CGT, el representante de Luz y Fuerza consideró: “No creo que se siente a dialogar con nosotros… No hay que descartarlo nunca, pero ahora viene el congreso legal que va a ser en octubre. Si quiere la unidad, Moyano puede venir con su gente; eso sí, no puede ser candidato”.

En tanto, el titular de la CGT Azul y Blanca y líder del gremio gastronómico, Luis Barrionuevo, afirmó que su sector no apoya a Moyano debido a “su personalismo”, al tiempo que señaló que el dirigente camionero “no puede seguir siendo el secretario general” de la central obrera. “El candidato de la unidad obrera era (Antonio) Caló, íbamos todos con la UOM, pero tuvo que bajarse del cargo” por Moyano, dijo el dirigente gremial.

Barrionuevo indicó también que “hay una mayoría que ha decidido que el congreso de Moyano no es legal, y punto”, en referencia al encuentro que se desarrolló en el estadio de Ferro para reelegir al líder camionero. Para el titular de la CGT Azul y Blanca, “Moyano disfrutó de las mieles del poder, pero ahora como la presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) no lo atiende, más bravuconea”.

Comments

comments