La División Saneamiento del Medio dependiente del Ministerio de Salud Pública realiza periódicamente extracciones de muestras de agua de los distintos establecimientos escolares de la provincia y detectó a partir del análisis microbiológico que el líquido que consumen los alumnos no cumple con el artículo 982 del Código Alimentario Argentino.

Este establece los valores óptimos de turbiedad, color y olor, entre otras características que determinann cuándo el agua está potabilizada.
Las causas de la inapropiada potabilización del agua son que las uniones vecinales que proveen del suministro a los establecimientos no poseen un clorador automático o algún sistema para clorarla, además de fallas relacionadas con las personas encargadas de realizar el proceso, según destacaron desde Salud Pública. “Esto sucede en lugares como Jáchal, Iglesia y Calingasta, entre otros”, aseguró Federico Ozollo, titular de Saneamiento. Además, explicó que en el año ‘91 cuando el cólera circulaba abundantemente en Argentina se exigió a OSSE que proveyera a las uniones vecinales del cloro suficiente para potabilizar el agua. Regla que no fue cumplida por la institución hasta la semana pasada.

“El titular de OSSE reunido con 65 uniones vecinales ha acordado formas de acción para que la situación se revierta. Se ha capacitado gente y se va a enviar la cantidad de cloro adecuada”, manifestó Ozollo. Sin embargo, destacó que el principal problema es que las uniones vecinales no cuentan con el clorador automático argumentando que no poseen los fondos económicos necesarios para adquirirlo.

FUENTE: DIARIO HUARPE

Comments

comments