La traza férrea por donde pasarán los trenes con cloruro de potasio que se extraerá en el sur de Mendoza y luego se embarcará hacia Brasil, en el puerto de Bahía Blanca, continúa siendo resistida por diferentes instituciones gubernamentales y representantes de la provincia de Río Negro. El proyecto es impulsado por la firma Vale do Río Doce, y pasará por La Pampa.
Por ahora, solamente empezaron a desarrollarse los trabajos para definir la traza por donde avanzará el tren. Los vecinos de la localidad rionegrina de Río Colorado reclaman un estudio de impacto ambiental desde el noroeste provincial, para saber cómo afectará a la población.
La mesa de trabajo conformada recientemente por diferentes representantes de la sociedad rionegrina llevó adelante durante la última semana la primera reunión con el único objetivo de cambiar la traza ferroviaria, previo al inminente paso del proyecto “Potasio Río Colorado”. Reclaman un estudio ambiental desde la localidad de Chichinales.
El tren, impulsado por la empresa minera brasileña Vale -la mayor productora mundial de hierro-, llevará cloruro de potasio desde la vecina provincia de Mendoza hasta la ciudad portuaria de Bahía Blanca, que tendrá conexión utilizando el actual ramal ferroviario que atraviesa a Río Colorado.
Los datos desde Río Negro indican que esa provincia recibirá unos 11 millones de dólares. De ellos, 9 millones se destinarán a financiar la construcción de un Centro Materno Infantil en General Roca, que aumentará la oferta de servicio de maternidad, pediatría y neonatología.
El de la minera es un proyecto de producción del fertilizante cloruro de potasio, que según sus impulsores posicionará a la Argentina como uno de los principales productores y exportadores de fertilizante del mundo.
La iniciativa, denominada “Potasio Río Colorado”, incluye la construcción de una planta de procesamiento de esa sustancia en el departamento mendocino de Malargüe, instalaciones portuarias en Ingeniero White (Bahía Blanca), y un tendido ferroviario para transportar el fertilizante que se extenderá por cuatro provincias (Neuquén, Río Negro, La Pampa, Buenos Aires).
La iniciativa de la empresa Vale tuvo duros cuestionamientos ambientales. Durante la última semana, se conoció que la Secretaría de Medio Ambiente de Río Negro no hizo el correspondiente estudio de impacto ambiental, a pesar de que la misma empresa había indicado que no tenía obligación.
Los técnicos especializados en medio ambiente, Gisel Etulain y Abel López, presentaron importantes documentaciones sobre los posibles perjuicios que sufrirá la población con el paso de los trenes por el casco urbano de la localidad.
Durante la primera semana de julio, se le envió la nota a la comisión de Planificación y Asuntos Económicos, que planteaba las preocupaciones puestas de manifiesto por la comunidad de Río Colorado, que se verá afectada en su vida normal por el mayor tránsito que tendrían las vías, concesionadas actualmente a la empresa Ferro Sur Roca.
Según el diario La Arena, la preocupación de los habitantes tiene un sustento lógico debido a que el posible impacto que el paso de los trenes ocasionaría a las diversas localidades no fue analizado formalmente en el actual expediente. Estos estudios ambientales no han sido previstos adecuadamente en los análisis originales, limitándose solamente al nuevo trazo que llevan adelante.
Por esta situación, se le requiere ahora a la firma brasileña la realización del estudio ambiental desde la localidad de Chichinales hasta el punto final de la provincia, en la localidad de Río Colorado.
Preocupación de pampeanos
Un grupo de diputados provinciales y representantes de la Fundación Chadileuvú se reunirán hoy con miembros del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado para trabajar sobre el impacto ambiental que producirá el paso del tren con cloruro de potasio por La Pampa.
El tren saldrá de Mendoza hasta el puerto de Bahía Blanca y recorrerá 60 kilómetros de territorio pampeano. La preocupación es que la traza que recorrerá el convoy va por la margen del río Colorado.

Comments

comments