El régimen asegura que está en Damasco, pero los rebeldes dicen que huyó de la capital tras el atentado y el recrudecimiento de los combates

 DAMASCO.- A raíz de la profunda revuelta que sacude a Siria desde hace 16 meses, el paradero del presidente Bashar al-Assad se convirtió en un profundo misterio en las últimas horas, después del ataque que causó la muerte del ministro de Defensa y de dos altos funcionarios.

Según fuentes de la oposición, el mandatario no está en Damasco, sino que se encuentra en la ciudad costera de Latakia, dirigiendo la respuesta al asesinato de tres de sus principales subalternos. Al-Assad, que no ha aparecido públicamente desde el atentado, está al mando de la operación, dijeron. No estaba claro si Assad viajó a la localidad turística en el Mediterráneo antes o después del atentado.

En contrapartida, desde el círculo oficial del régimen informaron que el presidente sirio se encuentra hoy en Damasco, donde acudió a su oficina para desempeñar sus labores. En esa misma línea, el diario libanés As Safir, cercano al régimen sirio, también afirma hoy que el jefe de Estado se encuentra en su oficina de la capital trabajando como siempre.

En medio de la inesperada ofensiva rebelde en Damasco, el régimen de Bashar al-Assad sufrió ayer el peor golpe desde que comenzó la revuelta en Siria , en marzo de 2011: su cúpula de seguridad quedó descabezada tras la muerte del ministro de Defensa, Daoud Rajha; de su segundo y también cuñado del presidente, Asef Shawkat, y de Hassan Turkmani, ex viceministro de esa cartera, en un atentado suicida reivindicado por el opositor Ejército Libre Sirio (ELS).

El kamikaze -presuntamente un guardaespaldas de algún oficial de la cúpula del régimen- activó su cinturón de explosivos en la sala del edificio de la Seguridad Nacional donde estaba reunida la dirigencia militar del régimen.

En tanto, los combates arreciaban hoy en el centro de Damasco tras el ataque de la víspera. La batalla tenía lugar no muy lejos del palacio presidencial y cerca del cuartel general de seguridad donde estalló la bomba durante una reunión de crisis de los responsables de defensa y seguridad.

Residentes en los distritos de Midan y Kafr Suseh dijeron que escucharon fuertes explosiones e intenso fuego de armas mientras helicópteros sobrevolaban la zona, en el quinto día de los peores enfrentamientos en la capital siria desde que comenzó la revuelta popular contra el régimen.

Agencias EFE y Reuters 

Comments

comments