Las autoridades secuestraron un fusil automático, una escopeta y un revólver. También cargadores de alto rendimiento y más de siete mil balas, adquiridas principalmente por Internet. Según los investigadores, las ventas habían sido autorizadas tras una revisión de antecedentes.

El autor de la masacre en un cine de Denver, que dejó 12 muertos y 59 heridos, había adquirido al menos cuatro armas en los últimos dos meses, según confirmaron los investigadores.

De acuerdo a la investigación, James Holmes había adquirido -entre otros dispositivos- unfusil automático AR-15, una escopeta Remington y una pistola Glock en una armería de Colorado. Las operaciones fueron autorizadas tras una revisión de antecedentes. «Por lo que sé, todas sus armas las poseía legalmente«, contó el jefe de policía de Aurora, el suburbio de Denver donde se produjo la masacre.

Holmes también había comprado, a través de Internet, más de 7 mil balas y numerosos cargadores de alto rendimiento. Un vocero policial contó que el joven, de 24 años, adquirió una de las armas secuestradas -una pistola Glock- el pasado 22 de mayo.

«Todos las mañanas subía cajas y bolsas. Eso sí se me hacía sospechoso, pero no pensaba que fuera a hacer eso», contó su vecino Gabriel Macías, un mexicano que trabaja de noche en una fábrica y que cuenta que lo veía entrar y salir a diario con la carga.

Por su parte, Larry Whiteley, portavoz de la cadena de tiendas Bass Pro Shops, dijo que documentos muestran que su tienda en Denvercumplió con las reglas federales en la venta a Holmes de las armas.

«La revisión de antecedentes, como lo requiere la ley federal, fue realizada apropiadamente, y Holmes fue aprobado«, dijo Whiteley. Según voceros policiales, el detenido tenía en su fusil un cargador de alta capacidad.

Holmes, antes de la masacre, dejó colocado en su departamento unsofisticado dispositivo de explosivos, que todavía no fue desactivado por las autoridades. «Entrar de forma segura es muy complicado. Nunca había visto nada que se parezca a lo que muestran las fotos del lugar», dijo el jefe de la policía local, Dan Oates, en declaraciones a la prensa. «Hay un montón de cables, frascos llenos de municiones, frascos llenos de líquidos. Tenemos un gran desafío», precisó.

La Policía evacuó poco después de la masacre a los residentes del edificio de Holmes, diciéndoles que había riesgo de bomba y sin darles tiempo de recoger un cepillo de dientes o una muda de ropa. En las horas siguientes fueron desalojados otros cuatro edificios, de acuerdo a distintas versiones, y sus habitantes enviados a refugios.

FUENTE: CLARÍN

Comments

comments