La versión oficial indica que el disidente cubano falleció en un accidente de tránsito, pero su familia desconfía. Chile asegura que hay otros países, comoEspaña, que también dudan

Crédito foto: EFE

 

La muerte de Oswaldo Paya, ocurrida el domingo en un supuesto accidente de tránsitoen la provincia de Granma, en el oriente de Cuba, dejó varias dudas. Su hija fue la primera en manifestar sus sospechas.

 

«Las informaciones que nos brindaron los muchachos que viajaban con él es que había un auto intentando sacarlos de carretera, embistiéndolos en todo momento», aseguró Rosa María Payá. «Así que pensamos que esto no fue un accidente, que le querían hacer daño y terminaron matando a mi padre», añadió la mujer desde La Habana.

En este contexto, el vocero del Ejecutivo chileno, el ministro Andrés Chadwick, afirmó: «Al igual que otras naciones, Chile quiere tener la certeza completa de que la muerte de Oswaldo Payá se debió a un accidente de tránsito”. Y agregó: «Lamentamos mucho su fallecimiento y el presidente le solicitó a la Cancillería que pidiera todos los antecedentes para efectos de formarnos una debida y cabal información acerca de las causas y circunstancias en que falleció».

No obstante, la versión del gobierno fue avalada por la Comisión Cubana de Derechos Humanos, una entidad ilegal aunque tolerada por el gobierno comunista, que preside el disidente Elizardo Sánchez.

Payá, de 60 años y distinguido con el Premio Sajarov por la Unión Europea, era líder del Movimiento Cristiano Liberación y viajaba junto a otras tres personas en el auto colisionado: el opositor Harold Cepero, quien también murió, y el español Ángel Carromero Barrios y el sueco Jens Aron, quienes resultaron heridos.

Mientras, familiares y disidentes comenzaron a velar en La Habana los restos del disidente. Varios cientos de personas se congregaron el lunes por la tarde en una capilla de la popular barriada del Cerro y saludaron con vítores el ataúd azul que arribó para un responso y permanecerá hasta el martes allí.

«Oswaldo que hoy nos deja trabajó, amo y sirvió a los suyos y a los demás», dijo el arzobispo auxiliar de La Habana, Juan de Dios Hernández quien encabezó las honras fúnebres para el connotado disidente, un laico católico muy activo.

Una vez que el ataúd entró a la iglesia -donde se habían colocado coronas y un enorme retrato fotográfico de Payá- muchas personas comenzaron a aplaudir.

Fuente: AFP – DPA – EFE

Comments

comments