Tras conocerse que después del último sorteo de viviendas en el departamento del Norte se radicaron 60 denuncias en contra de los sorteados, una alta fuente del IPV le reveló a DIARIO HUARPE que en los próximos días las asistentes sociales del Instituto visitarán a todos los titulares agraciados, independientemente, de las denuncias radicadas.

Es decir que éstas no serían determinantes, ni excluyentes, a la hora de dar o no de baja a algún titular, porque primero hay que investigar. 
En la primera etapa del proceso posterior al sorteo, figura el trabajo de las asistentes sociales. Según la fuente ésta labor demanda un par de semanas en el mejor de los casos, porque hay veces que se estira por la complejidad de las situaciones. Después las profesionales confeccionan los informes particulares y los derivan al área de legales del Instituto. Allí se verifican los datos y se los entrecruza con un sistema de registro de la propiedad, para que al final se confeccione la resolución, con la firma del actual interventor del IPV, en la cual se revelan quienes pasaron o no las pruebas.
En resumen el proceso es largo y puede llevar varios meses, no obstante debe quedar claro, que si alguien no cumple con las condiciones, en este proceso de análisis y verificación de datos, salta.

Comments

comments