Lo dijo la jefa del Servicio Penitenciario bonaerense. Aseguró que la unidad carcelaria de Florencia Varela, en el que se encontraba el recluso, es de “máxima seguridad”. Y definió lo sucedido como un hecho de “gravedad institucional”. Fueron desplazadas cinco autoridades del penal.

La jefa del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), Florencia Piermarini, dijo hoy que Marcelo Segovia, condenado a 29 años por el crimen de un comerciante y fugado recientemente del penal de Florencio Varela, “tendría que haber pasado unas seis barreras para poder salir”, por lo que se está investigando la posible connivencia de funcionarios de la cárcel.
“La fuga está en pleno proceso de investigación; se inició un sumario en forma inmediata, se decidió apartar al personal a cargo de la unidad para determinar cómo se produjo esto y las responsabilidades que puedan caber”, dijo Piermarini en declaraciones a radio Mitre.
La funcionaria contó que “se agotaron todas las instancias de búsqueda dentro del propio penal, ya que suele ocurrir que durante una visita (el preso) no vuelve a un pabellón” y se oculta con el supuesto fin de escapar.
Tras destacar que la Unidad 23 de la cual huyó Segovia es de “máxima seguridad” y con régimen cerrado, advirtió que el reo “tendría que haber pasado aproximadamente unas seis barreras para poder salir de la forma mediante la cual circulan las versiones”.
Piermarini confirmó que varios altos jefes de esa unidad, entre ellos el director, “están por el momento apartados de su cargo, hasta que se determine el grado de responsabilidad”. “Hay secreto de sumario dado la gravedad institucional de esto”, sostuvo la funcionaria, quien aclaró que el caso “lo está investigando el área de inspección y control del Ministerio (de (Justicia y Seguridad)”, integrado por “un cuerpo de abogados civiles”.
Piermarini sostuvo que “todos los días evitamos que se escapen presos; es una realidad mundial, que sucede todos los días”, y destacó que “de las fugas hemos recapturado más del 90 por ciento” de los evadidos.
Segovia había sido condenado a 29 años de cárcel por el secuestro y homicidio del comerciante Emiliano Martinó en Ramos Mejía en el 2010 y el viernes pasado se fugó de la cárcel de máxima seguridad de Florencio Varela tras recibir una visita y ahora es intensamente buscado.
Segovia fue condenado tras un juicio oral por “homicidio en ocasión de robo, en concurso real con portación de arma de guerra”, al igual que sus cómplices: Gonzalo Prelis (29), quien recibió una pena de 27 años de prisión; y Claudia Pérez (36), una de 26 años de cárcel.
En la madrugada del 14 de enero de 2010, Martino fue tomado como rehén cuando llegaba a su casa en Ramos Mejía y un vecino a la policía, que llegó rápidamente al lugar, pero los ladrones decidieron llevarse a la víctima en su camioneta para escapar. Hubo un tiroteo y Martino cayó al pavimento herido con una bala en la espalda, mientras que fue abatido uno de los delincuentes y los otros tres fueron apresados.
FUENTE: CLARÍN

Comments

comments