Ehud Barak

Foto: REUTERS

JERUSALÉN, 26 Jul. (EUROPA PRESS) –

El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, ha afirmado que Israel podría atacar Irán en caso de que las sanciones no consigan detener el avance del programa nuclear iraní y ha argumentado que un Irán con armas nucleares es mucho más peligroso que un ataque preventivo por parte de Tel Aviv, según ha informado el diario israelí ‘Haaretz’.

En este sentido, ha subrayado que el Gobierno israelí podría tener que tomar “decisiones duras y cruciales” en torno a su seguridad. “Soy consciente de las dificultades que implica detener los intentos de Irán de hacerse con armas nucleares. Sin embargo, está claro que hacer frente a la amenaza será más complicado, más peligroso y más costoso en recursos y vidas humanas”, ha valorado.

Durante sus declaraciones, Barak ha apuntado que el fracaso de la comunidad internacional a la hora de detener los enfrentamientos armados en Siria ha de ser una lección para Israel sobre la incapacidad del mundo para conseguir “la voluntad política, la unidad de objetivo y la habilidad de actuar cuando la realidad lo necesita”, según ha recogido el diario israelí ‘The Jerusalem Post’.

Asimismo, ha añadido que los acontecimientos que han tenido lugar en el marco de la Primavera Árabe han hecho que el movimiento social avance lentamente hacia “el Verano Islámico”, por lo que ha argüido que, llegado el momento, “Israel depende de sí mismo”.

Por ello, ha reseñado que “es el momento de que el mundo entero reaccione de forma unida para conseguir un fin rápido y definitivo al programa nuclear iraní”.

Este mismo miércoles, el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, ha advertido a Occidente que las sanciones impuestas a la República Islámica por su programa nuclear solo harán que el Gobierno esté más decidido a continuarlo, según han informado los medios iraníes.

Las sanciones impuestas contra Irán desde el comienzo de este año han tenido un impacto enorme para su economía, que tiene una moneda más débil, una inflación desenfrenada y un alto desempleo. Sin embargo, Jamenei ha dicho que las sanciones han dañado más a Occidente que a Irán, señalando especialmente la crisis de la zona euro.

Estados Unidos y la Unión Europea han aplicado duras sanciones contra Irán, incluido un embargo de su petróleo, en un esfuerzo por persuadir a Teherán para que abandone su programa nuclear, que, según sospechan, está destinado a fabricar armas atómicas.

Sin embargo, Irán ha rechazado estas acusaciones y ha aseverado en reiteradas ocasiones que el programa nuclear tiene únicamente fines civiles pacíficos y que se enmarca dentro del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP).

El TNP, tratado del que Irán es parte, establece entre otras cosas que, para evitar la proliferación, los países que ya cuentan con energía nuclear han de facilitarla a los países que no la tienen en caso de que estos decidan utilizarla para fines pacíficos.

Las tres rondas de negociaciones de este año entre Irán y el Grupo 5+1 han terminado sin un acuerdo, pues Irán insiste en que tiene derecho a enriquecer uranio. Las potencias mundiales quieren que Irán acate las resoluciones de Naciones Unidas que le exigen el cese total del enriquecimiento de uranio.

Comments

comments