El Ministro de Industria de Japón fortalece la Ley de Energías Renovables, además de la tarifa para energías renovables, con la construcción de plantas fotovoltaicas y eólicas, que darán al país 2 millones de kW más de generación.

Tras el accidente acaecido el 11 de marzo del pasado año en Japón, un tsunami que no solo tuvo miles de damnificados y creó números daños, sino que generó un gran debate sobre la  política energética de este y otros países, basada en energía nuclear. Este debate no es nuevo pero siempre se acentúa tras catástrofes de esta envergadura. Países como España e Italia, se movilizaron para mostrar su desacuerdo con la política energética en cuanto a la energía nuclear de sus respectivos países. Alemania por su parte, fue quien tomó una postura más firme frente a la energía nuclear, revisando todas sus centrales y apostando más por las energías renovables que por la nuclear, introduciendo moratorias a esta última.
Pero, ¿qué postura ha tomado Japón al respecto?
El Ministro de Industria de Japón, Yukio Edano, aprobó recientemente que las tarifas se pagasen a 42 yenes (0.42€) por kilovatio-hora (kWh) para los suministros de energía solar en un esquema de tarifa de conexión a la red. Además, también se establece la obligación de que las grandes compañías eléctricas adquieran energía proveniente de fuentes renovables a precios preestablecidos. Con esta medida lo que se pretende es atraer a posibles inversores potenciales al mercado japonés; además de aumentar la potencia instalada en renovables en el país de los 2.5 gigavatios actuales, de los cuales 2 son de potencia fotovoltaica) a 22 gigavatios para finales de marzo de 2013.
Por lo tanto, siguiendo con esta línea, ahora Japón plantea construir plantas solares y eólicas en los próximos cuatro años, lo que añadiría más de 2 millones de kilowatios a la capacidad de generación del país en cuanto a energías renovables, lo que se traduciría en términos eléctricos a lo producido por dos reactores nucleares.
¿Y puede Japón prosperar sin la energía nuclear?
Pero una cosa es cierta: mientras que no tenga energía nuclear, y las renovables se expanden, Japón dependerá casi totalmente de los combustibles fósiles importados.
Japón tiene la tercera mayor capacidad de generación nuclear del mundo, por detrás de Estados Unidos y Francia. Justo antes del terremoto y tsunami, la energía nuclear era la fuente de casi el 30 por ciento de la electricidad del país. La energía hidroeléctrica y otras fuentes de energía renovable representaban menos del 10 por ciento. El resto provenía de combustibles fósiles, la gran mayoría de los cuales procedían de países extranjeros, ya que Japón cuenta con pocos recursos propios de este tipo.
La mitad del suministro energético primario de la nación en 2010 provino del petróleo, y alrededor del 85 por ciento fue importado de Oriente Medio.
El gráfico superior muestra cómo ha cambiado con el tiempo la dependencia de Japón del petróleo de Oriente Medio, que descendió por debajo del 70 por ciento tras las crisis del petróleo y subió de nuevo cuando países no pertenecientes al Medio Oriente, como China y México, comenzaron a reducir las exportaciones.
Si sus reactores permanecen inactivos este año, como pronostica el Instituto para la Economía Energética, Japón invertirá cerca de 60.000 millones de dólares (47.173 millones de euros) más que en el año 2011 en petróleo, gas natural y carbón extranjeros. Además, las emisiones de dióxido de carbono podrían aumentar un 5,5 por ciento.
Es por ello, que buscan un cambio hacia un modelo renovable lo más acelerado posible para rebajar su dependencia energética exterior.
FUENTE: http://energeticafutura.com

Comments

comments