Serán u$s2.300 millones en reservas del Banco Central
La cuenta regresiva diaria de Lorenzino termina el viernes

El Gobierno pagará la última cuota del Boden 2012 el viernes, un pago de u$s2.300 millones que pondrá fin a las cuotas en las que se cancela un título entregado a cambio de los depósitos restringidos por el corralito y corralón de 2001.
“El Boden 2012 despeja el perfil de vencimiento de servicios de la deuda de Argentina”, festejó ayer en su cuenta de Twitter el ministro de Economía y ex secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino.
El pago del Boden 2012 –para el que ya fue aprobado el giro de las reservas de libre disponibilidad del Banco Central al Tesoro Nacional– representa casi un tercio de los vencimientos de deuda con los tenedores privados, el segundo mayor pago del año, detrás de los casi u$s3.400 millones del Cupón de PBI que se abona en diciembre.
“El pago del Boden demuestra que se puede salir de las crisis sin ajustes. Faltan cinco días”, fue otro de los mensajes dominicales en 140 caracteres desde la cuenta @HernanLorenzino. Así, el ministro aprovechó para cuestionar las políticas de recorte que se llevan adelante en los llamados países centrales.
El pago de la última cuota, que fue ratificado en varias oportunidades por el Gobierno, será uno de los puntos salientes del discurso de la presidenta, Cristina Fernández, en su visita de este jueves a la sede de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.
Los bonos que inicialmente se entregaron a los titulares de los depósitos se fueron transfiriendo a tenedores institucionales (bancos, compañías aseguradoras). Se calcula que sólo un cuarto de los títulos está en poder de los ahorristas confiscados en 2002.
Los dólares que se obtengan en el último pago, en tanto, se encaminarán a otros títulos en dólares, aunque también una parte pasaría a engrosar el negocio del dólar paralelo. (Ver página 13.)
VENCIMIENTOS 2013. Con este “final de era” se aliviana el perfil de vencimientos para el año que viene con los tenedores privados de deuda, el cual representan el 14% del PBI presupuestado en el 2011, ya que la mayoría de la deuda argentina está en manos de otros organismos del Estado y es de fácil refinanciación.
Para el 2013, si bien el total a pagar ronda los u$s13.000 millones, alrededor de un tercio está en manos de privados. Así, sólo se necesitará cubrir unos u$s5.000 millones.
Los economistas privados, por otra parte, estiman que el crecimiento de la Argentina estará por debajo del 3,3% este año, el mínimo de expansión necesario para que el Gobierno deba pagar el Cupón de PBI en diciembre del año que viene.
En ese sentido, el último informe del Banco Ciudad sostiene que el menor crecimiento representará “un alivio financiero para el Gobierno de casi u$s3.600 millones el año que viene, al cual se sumarán los u$s2.300 millones que ya no se abonarán en concepto del Boden 2012, instrumento que se cancelará definitivamente el próximo mes de agosto”.
En tanto, en declaraciones a un matutino porteño, el titular del Palacio de Hacienda descartó que la Argentina se encamine a una recesión y estimó que crecerá menos que el año pasado pero seguirá con una expansión del PBI.
En la última conferencia de prensa que brindó Lorenzino indicó que estimaba que se mantendría el 5,1% de crecimiento estipulado por el Presupuesto Nacional. No obstante, en los primeros cinco meses, la economía creció un 3%, según los números del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Para Lorenzino, en tanto, la actividad económica mejorará en el segundo semestre de este año, con ayuda de las medidas para sostener al mercado interno locales y de Brasil.

Comments

comments