El título público fue entregado a los ahorristas que tenían depósitos en dólares. El pago debe concretarse en billetes a los poseedores de los bonos. Economistas locales analizan el impacto que tendrá el cumplimiento de la medida.

 

Por Javier Tello, para Suplemento CLAVES. SANJUAN8.

El próximo 3 de agosto vence el plazo para pagar la última cuota del Boden 2012 que emitió el Estado argentino y que entregó a los ahorristas en 2002, al no poder dar los dólares que los ciudadanos tenían depositados en los bancos durante la crisis económica que provocó la renuncia del presidente Fernando de la Rúa.

Los economistas locales manifestaron que sólo un porcentaje pequeño de los títulos está en manos de argentinos y que habrá que analizar qué hacen los ahorristas con los dólares en tiempos que rigen  restricciones para su comercialización. El título público (Boden 2012) se entregó por un monto de u$s 17.449 millones por un plazo de 10 años y 6 meses. A partir de 2005 comenzó a abonarse en cuotas a sus titulares a razón del 12,5 % por año, más el pago semestral de un interés al valor de una tasa que utilizan los bancos en Londres al momento de prestarse fondos.

“Ese título se pagó de acuerdo a las normas establecidas cada 3 de agosto junto con sus intereses. El próximo pagó será el último”, comentó Roberto Quesada. El economista señaló que el Estado tiene que depositar dólares billetes para que quienes posean los bonos puedan canjearlos en las entidades bancarias. Quesada expresó que según las estimaciones efectuadas, de los u$s 2.300 millones que se van  a pagar en la Argentina sólo se acreditarán u$s 690 millones. “Quienes posean los bonos podrán comercializar los dólares en el mercado marginal que obligará a una disminución del valor del billete, comprar otros bonos en dólares o realizar alguna inversión”, sostuvo.

Una de las cláusulas que otorgó el Estado Nacional al momento de emitir el título publico fue la posibilidad de comercializarlos en la Bolsa de Valores, así un gran porcentaje de los ahorristas ya vendió los títulos públicos.

Por su parte, el economista Orlando Palacio, indicó que algunos sectores necesitados de dólares comprarán los bonos durante estos días para acceder al billete verde. “Las cotizaciones del Boden 2012 en las Bolsa de Valores, en promedio, rondaron los $640 cada u$s 100. Esto representa la cotización de la moneda norteamericana en el mercado marginal en nuestro país”, sostuvo Palacio. Las restricciones impuestas por la Afip para la comercialización del dólar y la necesidad de algunos ciudadanos dinamizan la comercialización de los títulos públicos.

Tanto Palacio como Quesada coinciden en que el gobierno nacional necesitará de más recursos para el pago de los cupones de la deuda que vencen el 15 de diciembre de 2012 por un valor estimativo de u$s 3.300 millones. Palacio señaló que el gobierno nacional dio señales concretas de que cumplirá con sus obligaciones. “Las autoridades nacionales también le otorgarán un marco político al pago de sus obligaciones. El propósito será mostrar la solvencia del país para pagar sus deudas sin necesidad de recurrir al circuito financiero tan complicado en la actualidad”, opinó el economista, quien además manifestó que el mensaje será transmitir confianza. Palacio consideró que el país debería ofrecer buenas condiciones económicas para que las personas que recibirán los dólares puedan invertir nuevamente en títulos o realizar algún proyecto productivo.

Cotización
En referencia al valor de la moneda norteamericana para el segundo semestre de 2012, Quesada consideró que el gobierno nacional estará forzado a ajustar aún más la flotación administrada que está  teniendo el dólar. “Las estadísticas demuestran que el dólar se incrementa un 10% en forma anual”, sostuvo el economista. Los sectores exportadores de la Pampa húmeda y de las economías regionales vienen reclamando un actualización de la cotización de la moneda norteamericana para poder continuar exportando.

El principal argumento es que los costos de los insumos y a la mano de obra se incrementaron en los últimos años provocando una notable pérdida de rentabilidad a los empresarios del sectores. Quesada  dijo que Brasil ya devaluó su moneda e n 30% con el propósito de sostener sus exportaciones en un mercado internacional que presenta a varios países en recesión . Según la opinión del economista el  panorama para lo que resta de 2012 será un escenario de recesión y con el proceso de inflación.

También Palacio señaló que el país inicia el segundo semestre con una retracción en la actividad económica que dejará que el Estado perciba menos recursos por tal motivo será difícil alguna modificación importante en las medidas adoptadas. “Ahora si se disminuyera las medidas restrictivas un poco se interpretaría como una buena señal”, concluyó Palacio.

Comments

comments