Imagen activaQuito, 6 ago (PL) Las expectativas por el anuncio de la decisión de Ecuador sobre la solicitud de asilo presentada por Julian Assange se acrecientan cada día, aún cuando se vislumbra la aceptación aquí del fundador de Wikileaks.

El gobierno nacional dará a conocer su decisión una vez concluidos los Juegos Olímpidos de Londres, según informó en la última semana el canciller Ricardo Patiño.

Sin embargo, desde que Assange presentó su petición el pasado 19 de junio, se multiplicaron aquí las voces de apoyo a su causa ante sus temores de ser enviado a Estados Unidos desde Suecia y condenado incluso a la pena capital.

Las autoridades de este país suramericano han reiterado que se dará una solución soberana al caso y que en ningún momento se hará peligrar la vida de ningún ciudadano. Esas expresiones indican que se daría luz verde a la petición del periodista australiano, sin embargo, se desconoce finalmente sobre la base de qué figura ocurrirá la aceptación, si la de asilo o refugio.

Hace pocos días un catedrático sugirió al Estado otorgar la condición de refugio al argumentar que automáticamente Assange estaría también bajo la protección del Alto Comisionado para los Refugiados de las Naciones Unidas (Acnur, por sus siglas en inglés).

En el caso extremo de que Londres niegue el salvoconducto para que pueda salir de la Embajada de Ecuador, expuso el experto, la Acnur podría intervenir y unirse a la petición de ese documento.

La semana pasada Christine Assange realizó una visita a Ecuador en un intento por explicar las consecuencias de que su hijo sea juzgado por un Gran Jurado, constituido de manera secreta en territorio estadounidense para procesar por espionaje a su hijo.

“Estoy aterrorizada de lo que le podría pasar a mi hijo si es extraditado a Estados Unidos”, dijo en una conferencia de prensa en esta capital.

La australiana se reunió con Patiño, a quien expresó su agradecimiento por la protección que el gobierno ecuatoriano ofrece a su hijo mientras permanece en la misión de este país en Londres en espera de ser acogido en Ecuador.

También dialogó con el presidente Rafael Correa y con el titular parlamentario, Fernando Cordero, a quienes expuso detalles de las condiciones que agravan la situación de Assange de ser procesado en territorio norteamericano.

En el contexto de su visita a Ecuador arribó al país también el juez español Baltazar Garzón, para quien es cuestionable desde todo punto de vista la aceptación del Reino Unido de la extradición requerida por Suecia a fin de que su defendido sea interrogado por presuntos delitos sexuales.

Comments

comments