Suspendió un llamado a licitación del sistema, en manos de Boldt

Por Marcelo Veneranda  | LA NACION

La estatización, de racha. El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, suspendió el llamado a licitación para renovar el sistema de captación de apuestas en la provincia, luego de una impugnación presentada por la empresa que actualmente provee el servicio, Boldt SA. Eso sí, mientras una comisión estudia si esa licitación había sido hecha “a medida” para el zar del juego, Cristóbal López, el mandatario dio vía libre a un nuevo plan: estatizar el servicio, un negocio de $ 360 millones anuales.

El paso siguiente sería la estatización de toda la actividad del juego. Aunque Scioli, que acaba de renovar las licencias de 14 bingos provinciales para obtener fondos para pagar aguinaldos, dejaría que esa iniciativa fuera promovida por el kirchnerismo en la Legislatura bonaerense.

La decisión fue confirmada ayer a LA NACION por fuentes de la gobernación. Indicaron que el titular del Instituto Provincial de Lotería y Casinos, Jorge Rodríguez, comenzó a organizar reuniones con técnicos de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) para agilizar los preparativos para estatizar el sistema que capta las apuestas que se realizan en las 3750 casas de quinielas provinciales.

Ese servicio es prestado actualmente por Boldt Gaming SA, subsidiaria de Boldt SA, a cambio del 5,25% de lo apostado. Se trata de un negocio de $ 360 millones por año, según cifras suministradas desde La Plata. Scioli, urgido de fondos para no repetir la crisis gremial que paralizó los servicios en escuelas, hospitales y oficinas públicas, quiere que ese negocio vuelva al Estado.

Boldt se encarga de captar las apuestas en las quinielas desde 1993, cuando se utilizaban formularios en papel para registrar las apuestas. Hoy, ese control se realiza online: Boldt provee las máquinas que captan las apuestas, la red de comunicaciones y el software. Si se estatiza el sistema, la provincia se quedaría con las máquinas, pero debería generar los programas necesarios. De ahí las reuniones con los técnicos de la UNLP.

“La recomendación que me ha dado el gobernador es tratar de que el juego se estatice”, es la explicación que Rodríguez repite frente a sus asesores, que ayer daban por sentada la intención de que la provincia encare el primer paso en ese rumbo y retome el control online de las apuestas. “Estamos tratando de impulsar la estatización del servicio de control de apuestas”, indicaron a LA NACION, bajo reserva.

Las mismas fuentes confirmaron que Scioli suspendió anteayer el llamado a licitación para renovar la captación de apuestas, en manos de Boldt hasta fines de noviembre de este año. Fue a través del decreto 62412, que anuló el expediente 2319-5719.

Desde que el vicepresidente Amado Boudou acusó a Boldt de estar detrás de las denuncias en su contra por el affaire Ciccone, desde la firma comandada por Antonio Tabanelli se convencieron de que todas sus actividades en la provincia quedarían bajo la lupa, con un interesado clave: Cristóbal López, uno de los empresarios que más crecieron al calor del kirchnerismo.

Por eso impugnaron el llamado a licitación del sistema de captación de apuestas. Consideraron que había sido hecho “a medida” de Tecno Action, una de las firmas de López.

A raíz de la impugnación, la Fiscalía de Estado recomendó la intervención de una comisión de técnicos de la gobernación y la UNLP para analizar los términos de la licitación, en un plazo de 45 días.

Pero Scioli empleará ese tiempo en armar un “plan de emergencia” para estatizar el sistema de captación de apuestas. “No pasa por lo político, sino por la conveniencia fiscal”, explican desde La Plata. No quieren quedar en el fuego cruzado entre Cristóbal López y Boldt.

Comments

comments