CNT libio entregó poder sin cumplir promesas de estabilidadTrípoli, 9 ago (PL) El Congreso Nacional General (CNG) prometió hoy materializar la transición democrática libia, al recibir el poder del Consejo Nacional de Transición (CNT), incapaz de aportar la unidad y estabilidad prometidas tras asesinar a Muamar El Gadafi.

Mustafa Abdul-Jalil, jefe del brazo político de las fuerzas opositoras que combatieron en 2011 contra El Gadafi, cedió el mandato que se había adjudicado en octubre a Mohammed Alí Salim, la persona de más edad entre los 200 delegados del CNG elegidos el 7 de julio.

En una ceremonia en Trípoli bien entrada la noche del miércoles, el traspaso de poder tuvo gran simbolismo por ser el primero realizado en Libia de forma pacífica después de la guerra que derrocó al anterior gobierno, aunque con un país fragmentado y sumido en la violencia.

Para sorpresa de sus críticos, Abdul-Jalil señaló en su discurso que el CNT entregaba «sus obligaciones constitucionales» de guiar el Estado, pese a que la autoridad de esa instancia cayó en picada, incluso entre muchos de quienes combatieron bajo sus órdenes en 2011.

Una constante en los casi 10 meses que el CNT gobernó este país norafricano fue la persistencia de milicias de exinsurgentes que controlaban poblados y regiones, y su negativa a desarmarse y a acatar la voluntad del poder central en Trípoli.

Las brigadas militares de Zintan son un ejemplo claro, pues desde que capturaron en noviembre pasado a Saif Al-Islam El Gadafi, hijo del extinto exlíder, lo mantienen bajo su custodia y rechazan que sea juzgado en Trípoli o en La Haya por la Corte Penal Internacional.

Entretanto, los 200 miembros del CNG, encabezados por Salim, deberán lidiar con la proliferación de esos grupos armados, la violencia sectaria y tribal, y la fragmentación territorial del país, incluida la tentativa federalista impulsada desde Benghazi, cuna del alzamiento.

Los asambleístas, convertidos ahora en el «único poder legítimo del pueblo libio», según los definió Abdul-Jalil, se encargarán de nombrar a un jefe que actuará como presidente mientras el CNT se desmantela.

Según el calendario para la transición democrática, el CNG designará un primer ministro, quien, a su vez, formará gabinete, además de aprobar leyes y preparar elecciones legislativas después de que sea redactada y aprobada en referendo la nueva Constitución, en 2013.

No obstante, analistas descartan un cambio radical de rumbo en el país, dado que el referido congreso lo encabeza la Alianza de Fuerzas Nacionales (AFN), la coalición liberal de Mahmoud Jibril, quien fue primer ministro durante la guerra contra El Gadafi.

La AFN ganó 39 de los 80 escaños reservados a partidos políticos en el CNG, mientras sus rivales islamistas agrupados en el Partido Justicia y Construcción (PJC), una ramificación de la Hermandad Musulmana, consiguieron 17 curules.

Ambas fuerzas iniciaron desde hace semanas cabildeos con pequeñas formaciones y los 120 delegados independientes para lograr la mayoría de dos tercios indispensable en la aprobación de medidas clave.

Comments

comments