El papá de los nenes, que el domingo pasado fallecieron calcinados en una casa del barrio Neuquén, quedó en libertad ayer luego de haber declarado en el Cuarto Juzgado Correccional.

 

 Ariel Herrera, de 26 años, llegó a Tribunales a las 11 de la mañana y a las 12 ingresó a la indagatoria con la jueza Peña Sansó de Ruiz. Luego de hacer el descargo, Herrera se retiró en libertad, ya que el delito por el que se lo responsabiliza es excarcelable (homicidio culposo). El papá de los nenes se retiró sin hacer ningún tipo de declaraciones y tampoco lo hizo su abogado. Aunque ahora, Herrera seguirá ligado a la causa judicial por la muerte de sus hijos.

Comments

comments

Comments are closed.