Desde que la semana pa­sada se anunció la suba del 300% para el gas puro, que por ahora no significa ningún aumento para los usuarios, y el aumento en la harina, muchos han tomado la decisión de aumentar sus productos para empezar a amortizar el aumento futuro, daño que recae sobre los consumidores sin tener nada que ver.

Esto se puede observar en algunas verdulerías donde el kilo de papa pasó de $3,50 a $6 sin escala. “Fui el sábado a la feria y me costó conseguir a buen precio por eso la estoy vendiendo a $6. Además aumentó el gas, aumentó la harina y uno vive de esto. Así me dijeron a mí cuando pregunte por qué el nuevo precio y ahora me toca decir lo mismo a mí”, se excusó Oscar, verdulero en la Villa Observatorio, Chimbas.

“Ya nada me sorprende, todos los días aumentan las cosas y lo peor de todo es que seguimos ganando lo mismo”, contó indignada Belén Ríos, clienta del lugar.

FUENTE: DIARIO HUARPE

Comments

comments