Los concejales López y Sukerman afirmaron que las respuestas a su denuncia sobre falta de acción del Ejecutivo en tierras del humedal ocupadas por privados “son parciales e incompletas”. Señalaron que al dejar construir terraplenes en esos predios se hizo un “daño doble”

El municipio de Rosario tiene un predio en las islas entrerrianas. Para muchos esa fue una novedad que se conoció tras un pedido de informes de los concejales del Frente para la Victoria, Normal López y Roberto Sukerman. En rigor se trata de una donación al Ejecutivo que desde hace décadas está en medio de los humedales pero explotada por privados. Tras ese reclamo de los ediles, la intendencia salió a responder e informar que tras un largo juicio se prepara para tomar posesión de esas tierras, pero para los concejales las respuestas “son parciales e incompletas”. Con un agravante, se construyeron terraplenes y se cometieron infracciones sobre ese predio. Las dudas.

Entre los puntos que López y Sukerman plantean como irresueltos es que “aún se desconoce cuántas son las hectáreas, qué se hizo para evitar la explotación ilegal y la degradación del medio ambiente y cuáles son las acciones que llevaron y llevan adelante para cuidar el patrimonio de todos los rosarinos”.

Ante la respuesta de la Municipalidad por el daño ecológico que estarían produciendo privados con actividad agrícola-ganadera en terrenos que son propiedad de la ciudad, en la isla Charigue, los ediles del Frente para la Victoria-PJ requirieron “precisiones ya que la información brindada no responde las preguntas elevadas a la intendenta”.

“Hay que ser claros. El municipio contesta en forma parcial e inadecuadamente además de ocultar información. Los rosarinos se enteran de la existencia de terrenos municipales en las islas porque desde nuestro bloque elevamos un pedido de informes, al cual los medios le dieron amplia difusión”, señalaron.

“Hace seis años que habrían efectuado los planos de mensura. No sabemos el resultado, ni cuántas hectáreas son efectivamente, así como tampoco cuál es el estado de éstas donaciones, si existe, o no, un privado que las explota, qué se hizo para proteger el medio ambiente y qué acciones judiciales se llevaron adelante para recuperar los terrenos ocupados”, señalaron los concejales.

“Creemos que el municipio debe velar por sus bienes, que son, en síntesis, de todos nosotros. Además, existe una clara falta de compromiso con el medio ambiente, porque si dejamos que sucedan este tipo de situaciones donde privados alteran el hábitat para beneficio propio y encima sobre bienes públicos, el daño es doble”, agregaron.

Binner y las 2.200 hectáreas

El secretario de Gobierno municial, Fernando Asegurado, afirmó que el terreno es de unas 2.200 hectáreas que fueron donadas por la Fundación Deliot. Relató que en 2005 se realizó la mensura del terreno, el juicio por la tenencia con los privados se inició en 2006 y la sentencia a favor del municipio se conoció en 2009.

En junio pasado se llevó a cabo un aseguramiento de pruebas, como paso previo a recuperar el terreno. Asegurado no dijo quienes eran los privados en cuestión y sólo se refirió a “señores que se dedican a la agronomía y la ganadería”, afirmó en FM Universidad.

El objetivo es integrar a asociaciones ecologistas en un proceso de preservación de la flora y fauna en el marco de una reserva o áreas protegidas, con explotación turística.

Ese mismo destino, hacer un parque municipal en las islas, ya había sido anunciado por Hermes Binner cuando era intendente de Rosario, algo que no ocurrió pese a que  transcurrió más de una década.

Contestar por escrito

En su reclamo, la vicepresidenta del Palacio Vasallo Norma López aseguró: “El Concejo Municipal y los vecinos de la ciudad no puede estar ajenos al destino de un patrimonio tan importante. Entendemos que el Departamento Ejecutivo debe brindar toda la información como corresponde, por escrito, y no contestar solo a través de los medios de comunicación. Los actos de gobierno deben informarse y todos los rosarinos debemos saber qué se hace con nuestro patrimonio; y si conocían la situación no entendemos por qué no cuidaron el medio ambiente”.

Por su parte, Roberto Sukerman, señaló: “Sabemos que en el año 2005, mediante la licitación privada Nª 29, se convocó para tareas de mensura de los terrenos de las islas Charigue. En la página oficial de la Municipalidad, no se encuentra registro sobre qué ocurrió con esa licitación, y de haberse adjudicado, cual fue el resultado de la misma. Es decir, la misma Municipalidad sigue sin actualizar su sitio oficial y por lo tanto, sin informar a la sociedad”.

FUENTE: ROSARIO 3

Comments

comments