El titular de la agencia de recaudación dijo que no puede “darle margen a una intolerancia permanente en los reclamos”

 “Frente a situaciones donde nos encontramos que no se le encuentra precisamente -y valga la redundancia- la vuelta para desplegar la tarea de manera racional, reflexiva, profesional, por un conflicto irreflexivo que tenemos con cierta dirigencia gremial, hemos tomado la decisión de disolver la región de la DGI de Bahía Blanca. Una parte va a pasar a Junín, otra parte pasa a Mar del Plata. Porque no hemos encontrado un camino de solución y realmente a uno le cae mal que no pueda encontrar funcionarios que entiendan que la política de ejecución fiscal la tenemos que llevar adelante y que no hay margen para generar un conflicto permanente”.

El titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray , decidió cerrar una filial del organismo en Bahía Blanca por el “nivel de conflictividad” de la dirigencia gremial.

“No puedo seguir apostando ni siquiera a darle un margen a la intolerancia que se presenta permanentemente en los reclamos”, sostuvo.

La información -con un video de Echegaray en el que explica las razones de la disolución de la filial de Bahía Blanca- fue publicada por el diario Clarín .

“Hubiéramos preferido encontrar otro camino, lamentablemente tenemos que tomar decisiones y en esto somos muy firmes”, explicó Echegaray.

El titular de la AFIP habló de situación “convulsionada y exteriorizada de manera muy negativa a los medios de comunicación”, “frontal y de conflicto por parte de la dirigencia gremial” y explicó que eso lo lleva “indudablemente” a un análisis de qué pasa “dentro de las regiones”.

“Acá, lo que estamos encontrando en los últimos tiempos es un nivel de conflictividad que ha instalado la conducción gremial que entendemos equivocado y que, en definitiva, está entorpeciendo la ejecución de la política fiscal”, sintetizó.

Comments

comments