Diputados emitió dictamen y hoy sancionará la norma; ayuda de FAP y del PJ disidente

Por Laura Serra  | LA NACION

Gracias a los votos de un sector de la oposición, el oficialismo le ofrendará hoy a la Casa Rosada la ley de expropiación de la ex Ciccone Calcográfica aprobada por una amplia y contundente mayoría. Un anticipo de lo que sucederá esta tarde en el recinto de la Cámara de Diputados se vio ayer durante el debate en comisión, donde los kirchneristas despacharon el dictamen a toda velocidad y sin mediar explicación alguna por parte de ningún funcionario, como reclamaba la oposición.

Los oficialistas podrán jactarse de su cómoda mayoría no sólo por el apoyo que recibirán de sus tradicionales aliados, sino también de Fernando «Pino» Solanas y su bloque Proyecto Sur; de los cordobeses del Frente Cívico de Luis Juez y del trío de diputados peronistas que lidera Felipe Solá.

Sin embargo, los diputados oficialistas deberán poner la cara para defender de las críticas opositoras al vicepresidente Amado Boudou, caído en desgracia dentro del kirchnerismo desde que la Justicia lo investiga por presunto tráfico de influencias para que la ex Ciccone Calcográfica recaiga en supuestos amigos suyos.

Como era previsible, durante el plenario de ayer de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Presupuesto y Legislación General, la oposición agitó esta causa para cuestionar la estatización de la ex Ciccone, la única empresa privada capaz de imprimir papel moneda. «Es una maniobra destinada a encubrir un acto de corrupción y garantizar la impunidad», asestó ayer el jefe del bloque radical, Ricardo Gil Lavedra. Sin embargo, otros opositores calarán más profundo al advertir que, al igual que sucedió con TBA e YPF, con el caso Ciccone el oficialismo pone en riesgo la inviolabilidad de la propiedad privada al disponer por decreto y sin consentimiento judicial la intervención estatal de la empresa previo a su expropiación.

«La propiedad privada ahora es violable por un simple decreto», insistirá el diputado Gustavo Ferrari (Frente Peronista).

Los oficialistas se defenderán con una batería de argumentos jurídicos y golpes de efecto políticos para convalidar la expropiación. «Ustedes apuntan contra el vicepresidente cuando tienen un jefe de gobierno procesado [por Mauricio Macri], a punto de comparecer en un juicio oral», respondió el presidente de la Comisión de Presupuesto, Roberto Feletti, indignado cuando la diputada de Pro, Laura Alonso, había calificado a Boudou de «esbirro, cachafaz y mafioso», en uno de los momentos más caldeados de la discusión.

Los oficialistas también le achacarán a la oposición, sobre todo la UCR, que en mayo pasado presentaron proyectos de ley para expropiar Ciccone y que ahora reniegan de ellos.

«Hay compañeros que con la izquierda firmaron proyectos que luego votan en contra con la derecha», ironizó la diputada juecista Graciela Villata. Con este apoyo al proyecto oficial, el Frente Cívico del senador Juez abrió nuevas fisuras en el Frente Amplio Progresista, donde cada sector votará diferente, ya que los socialistas y GEN lo harán en contra y Unión Popular se abstendría.

El juecismo, al igual que «Pino» Solanas y Solá, abrazaron el principal argumento del Gobierno para apoyar la expropiación de la ex Ciccone: «Garantizar la soberanía monetaria» con la impresión de billetes a manos del Estado. «Más que soberanía monetaria, se creó una «soberanía billetaria» mediante el uso de fondos públicos para beneficiar socios ocultos», refutó Eduardo Amadeo (Frente Peronista). Su bloque, que preside Enrique Thomas, insistió en crear una comisión investigadora para conocer los dueños de la empresa.

«Eso no es materia del Congreso -replicó el oficialista Jorge Yoma-. ¿De dónde sacaron que el Parlamento necesita saber el detalle de quiénes son los dueños y los balances de la empresa para aprobar una expropiación?»

El otro diputado kirchnerista que defendió a capa y espada la iniciativa de la Casa Rosada fue Jorge Landau, que le puso el broche a la argumentación oficialista: «Esta expropiación es independiente de la investigación penal; es más, la facilitará gracias a la intervención de funcionarios públicos, que deberán responder ante la ley si la obstaculizan», dijo. «Landau, los interventores son el ministro de Economía (Hernán) Lorenzino y Katya Daura, dos amigos de Boudou», le gritaron desde la oposición en medio del veloz debate.

PUNTOS CENTRALES

 

  • Concepto. Se declara de utilidad pública y sujeta a expropiación a la Compañía de Valores Sudamericana (CVS), ex Ciccone Calcográfica.
  • Los bienes. El precio de los bienes de la imprenta que imprimía billetes están sujetos a expropiación y serán tasados por el Tribunal de Tasaciones de la Nación.
  • El pago. La suma que eventualmente deba abonarse será pagada con la deuda que ?la CVS registre ante la AFIP.
  • Patrimonio. Una vez culminado el proceso de expropiación, la totalidad de los bienes pasarán ?a integrar el patrimonio de ?la Casa de Moneda.
  • Soberanía. La oposición que acompaña esta iniciativa sostiene que la expropiación es para «garantizar la soberanía monetaria».

Comments

comments