La oposición tacha de 'barbaridad' y de 'broma' la propuesta del Gobierno. Foto: Foto:EL PERIÓDICO La oferta de ceder consultas vacías a los médicos objetores para atender a ‘sin papeles’ suscita críticas. Los partidos señalan que el Salud no contempla que se necesita más personal y pruebas complementarias

A poco más de una semana de que entre en vigor la aplicación del real decreto-ley que excluye de la atención sanitaria gratuita a los sin papeles, la última idea surgida de la DGA para contentar a los médicos objetores no ha caído bien entre la oposición política, que la ha tachado de «broma» y «barbaridad». Curiosamente, ha sentado bastante peor entre los partidos que entre los propios médicos de Atención Primaria, al menos según las declaraciones del presidente de Samfyc. El director general de Planificación Sanitaria, Antonio Villacampa, propuso anteayer, como idea, ceder las consultas a los médicos «solidarios» para que, siempre fuera de su horario laboral y sin que suponga gasto para el Salud, atendieran a los pacientes no asegurados.

Incluso el socio de Gobierno del PP, el PAR, parece inclinarse más hacia el lado de los objetores, aunque mantiene un difícil equilibrio. No es la primera vez que manifiestan su reticencia a la aplicación del decreto, pero ayer Manuel Blasco, portavoz del partido en el Ayuntamiento de Zaragoza, no entró a valorar la propuesta en concreto. Sí expuso que «desde el PAR entendemos que hay que cumplir las normas, pero también hay que respetar la opción de la objeción. Pensamos que habría que hacer una interpretación amplia del Estatuto –en cuanto a la universalidad del derecho a la salud– y llegar a una solución de consenso».

 

OCURRENCIA Menos tibio se mostró el portavoz socialista en las Cortes, Javier Sada, que definió la propuesta de Villacampa como «una improvisación más». «Ya vale de ocurrencias –pidió–, por un lado siguen el criterio de Rajoy a pies juntillas y por otro tienen esta idea solidaria, sin tener en cuenta que una consulta requiere pruebas complementarias. Esto denota improvisación y poco conocimiento de lo que es la Sanidad», sentenció el portavoz del PSOE.

Desde CHA, Nieves Ibeas también consideró las declaraciones de Villacampa como «impropias de un director general de su rango», y manifestó que «es imposible que piense de verdad lo que dijo. ¿No se dan cuenta de que la atención no depende de la solidaridad de un solo médico, que se necesita personal y pruebas?», expuso. La portavoz de CHA calificó de «barbaridad» la política sanitaria del PP y criticó también la falta de planificación de la DGA, «que aún no ha pasado directrices a los médicos que las han pedido».

En similares términos se expresó Adolfo Barrena, portavoz de IU, que opina que «si no fuera porque estamos hablando de las personas más perjudicadas por la situación actual, estas medidas sonarían a broma. Es una medida inaceptable, un parche inasumible que no resuelve nada», apostilló. Para Izquierda Unida, «lo que tiene que hacer el Gobierno de Aragón es dar respuesta al Estatuto, no sustituir un derecho por caridad».

FUENTE: EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

Comments

comments