CRISTINA HABÍA ANUNCIADO EL CESE DEL DESCUENTO EN LAS FACTURAS DE ENERGÍA

Desde hace años, los ciudadanos de toda la Argentina aportan, junto al pago de sus facturas de energía, un subsidio “de prepo” que se creó para subvencionar la energía santacruceña. Al paso del tiempo ese fondo sumó cerca de 100 millones de pesos anuales que aún nadie sabe con claridad dónde fueron a parar, al menos las dos terceras partes de estos.

La noticia viene a colación de lo asegurado por Cristina Kirchner en el marco del relanzamiento de las represas Condor Cliff-La Barrancosa, a partir de 2013, donde aseguró que Santa Cruz dejará de percibir el 6 por mil que grava las boletas de luz.

La presidenta calificó de “pequeño recargo a favor de Santa Cruz”, el aporte de las otras provincias y recordó que cuando era legisladora en todo momento les recordó a sus pares que “llegaría el momento en que los argentinos dejarían de hacer ese aporte pequeñito”, fondo que en teoría debería ingresar a Santa Cruz, pero que no es así. Tal como denunció el diputado nacional misionero Claudio Wipplinger, las dos terceras partes de los aproximadamente $100 millones anuales que se recaudan, se los queda el gobierno nacional.

Quienes encabezan la cruzada para saber dónde están esos dineros son los colegas del brillante portal OPI Santa Cruz, quienes aseguran que aún no tuvieron ninguna respuesta oficial. “La gran pregunta es:¿Realmente Santa Cruz percibió todos estos años los fondos del subsidio de 6X1000? Y si los recibió ¿Quién conoce cuánto ingresó, cómo se emplearon y de qué forma la administró Servicios Públicos?”, se pregunta OPI retóricamente, y finaliza:

“Éstas y otras muchas preguntas seguirán siendo parte de esta incógnita planteada por ambos gobiernos (nacional y provincial) entre quienes se percibe una gran cuota de silencio, con intenciones de ocultar una verdad, que sería imprescindible que la opinión pública conociera, para evitar que desde el resto del país, se juzgue a los santacruceños por el usufructo de un subsidio de indefinido y sospechoso objetivo, que nadie está seguro haya sido para beneficiar a los pocos habitantes que viven en este lugar de la Patagonia”.

Más claro, echarle agua.

 

Carlos Forte/tribuna de periodistas

Comments

comments