El juez que instruyó la causa, Carlos Mateo, explicó que sólo hubo un procesado por homicidio preterintencional: “No se pudo probar que quisieron matarlo”. La familia sigue desconforme.
Por María Eugenia Vega, para SJ8

Miguel Mateo Muñoz (el Sandunga), el juez de Jáchal, Carlos Mateo, confirmó a SJ8 que el único procesado por el crimen, Eduardo Maza, será juzgado por homicidio preterintencional, el próximo 18 de septiembre.

El homicidio preterintencional es el punto medio entre el dolo (intención) y la culpa (negligencia). Esto sucede cuando se quiere dañar
a una persona pero no se tienen intenciones de matarla.

“En la causa de Miguel tuve que procesar al detenido bajo esta carátula porque no se pudo probar la intencionalidad de querer matar a la víctima. Lo empujó al canal pero no se supo si  realmente lo quiso matar”, explicó el magistrado.

Mientras tanto, la familia de la víctima sostiene que fue una coartada señalar a un sujeto que estuvo discutiendo con Miguel antes de su desaparición pero aseguran que fue un policía, que en aquel momento trabajaba en la Seccional 21º de Jáchal, quien “se lo limpió” por problemas existentes entre ellos desde hacía mucho tiempo.

Miguel Mateo Muñoz terminó muerto en el sifón de un canal bajo un puente del Rincón, a 3 kilómetros de San José de Jáchal. Lo hallaron con ropa y con el cuerpo flotando boca abajo tras varios días de rastrillaje. Los canales de riego habían sido cortados cuatro días antes del hallazgo. Consumadas las primeras horas de haber encontrado su cuerpo, la Policía detuvo a Eduardo Roque Maza (42), un sujeto con antecedentes, quien fue procesado en noviembre.

Según ratificó el juez Mateo a SJ8 se pudo probar que “la pelea existió. Ellos discutieron fuertemente y el sospechoso persiguió a la víctima hasta la orilla del canal y lo empujó”. Ahora, la  Cámara Penal tendrá que determinar si es culpable o no de homicidio preterintencional.

Este delito tiene una pena de entre 3 y 6 años de reclusión o de 1 a 3 años de prisión efectiva según lo establece el Código Penal.

Los hechos
La madrugada del domingo 14 de agosto vieron a Miguel Mateo por última vez con vida. Había estado tomando cerveza con unos amigos,cuando una fuerte discusión con un vecino terminó por una pelea con golpe de puño. Minutos después se lo vio corriendo con dirección al canal de San José de Jáchal perseguido por Roque Maza. Pero varias versiones circularon. También se lo vio subir a un patrullero.

Muñoz comenzó a ser buscado por toda su familia y amigos, quienes hicieron pública la desaparición del joven poniendo la denuncia en la Seccional 21ª de Jáchal.Como la denuncia no surtía efecto y Miguel Mateo no aparecía, la familia decidió viajar a la cuidad de San Juan para presentar el caso a los medios.

A mitad de semana, Miguel seguía sin aparecer y los ánimos comenzaron a caldearse cada vez más. Las broncas entre los seres queridos afloraba con el paso de las horas. A esa altura, los medios de comunicación comenzaban a hablar de un presunto crimen, ya que la Policía no daba esperanzas de vida del desaparecido. Desde el municipio se ordenó el corte del agua en los canales de riego del lugar.

Mientras tanto, los lugareños decidieron realizar la primera marcha masiva para pedir por el esclarecimiento del caso. Consumada la primera marcha, el 22 de agosto a las 20, un grupo de manifestantes inició una verdadera batalla campal. Quemaron un móvil policial, realizaron una toma con destrozos a la Seccional 21ª y arrasaron con el edificio municipal. Las calles de Jáchal
terminaron siendo un verdadero caos. Esa noche hubo heridos. Querían que el oficial Barros, un íntimo enemigo de la víctima, fuera detenido e indagado ya que esa noche, testigos señalaron que lo vieron subir a Miguel a un patrullero. Pero el oficial fue trasladado a otra jurisdicción.

El jefe de Policía -en aquel momento, Miguel González- viajó junto a un grupo de detectives para darle celeridad a la investigación. El día de su arribo a Jáchal, un trabajador halló el cuerpo sin vida del Sandunga flotando en un sifón.

Hasta hoy, no hay conformidad por parte de los allegados de Miguel, ya que dicen que el único responsable de la muerte del joven está libre.

FUENTE: SAN JUAN 8

Comments

comments