LA ARGENTINA DE LA NECEDAD

Formosa: la verdad detrás de las cifras oficiales

En los últimos días han podido escucharse comentarios periodísticos sobre la deficiente situación socioeconómica de la provincia de Formosa, sistemáticamente negados desde las esferas oficiales. En este, como en otros temas, suele quedar la duda entre la población sobre la veracidad del asunto.

¿Tiene razón la “corpo” mediática de la oposición o la “korpo” de los medios informáticos oficialistas? Ante tanta necedad de la dirigencia y falta de adultez en la discusión de temas importantes que hacen a las bases políticas-estratégicas de la Nación, es necesario remitirse a los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) en el último censo de población, hogares y viviendas de 2011, bautizado por las autoridades de turno como el “Censo del Bicentenario”.

En las empresas y en los países serios, las estadísticas forman parte indispensable para la toma de decisiones y la corrección de los desvíos de las variables que perjudican el todo. Es así que en los próximos cuadros publicados por el Indec se comparan en cada ítem analizado el promedio general del país, con el promedio de los cuatro distritos que más se alejan de la media.

Se sabe que, matemáticamente, el promedio se obtiene a partir de la suma de todos sus valores dividido entre el número de sumandos. Puede verse en dos ejemplos prácticos, que dado un promedio hay que observar detenidamente los valores de los sumandos para determinar si el promedio está formado por sumandos de parecido valor o de valores muy disímiles entre sí.

Ejemplo 1: 4,00+5,00+5,00+4,00= 18/4= 4,50

Ejemplo 2: 8,00+2,00+5,00+3,00= 18/4= 4,50

Supongamos para los fines prácticos que estos fueran distritos en donde se cometen esa cantidad de delitos en forma semanal. El primero de los ejemplos nos indicaría que la media del delito está dada por una forma uniforme de casos en cada localidad y se tendría que actuar coordinadamente en todos esos lugares para reducir el promedio.

En el segundo de los ejemplos vemos que el primer y tercer sumando son los de mayor incidencia, entonces actuando y disponiendo primero todos los recursos en esos dos sitios vamos a reducir drásticamente el promedio de delitos en la zona analizada. Y todo esto tomando la decisión desde un escritorio donde se reciben estadísticas confiables, se analizan con celeridad, se actúa en tiempo y forma y no se utilizan las mismas con necedad y oportunismo político dejando de lado las verdaderas necesidades de la ciudadanía.

En los cuadros anteriores, si bien hay provincias que se repiten en sus deficiencias crónicas, Formosa figura en los cuatro análisis. Al final del documento figuran algunos datos específicos sobre el total del país y Formosa en particular.

Sin lugar a dudas y, después de apreciar las cifras oficiales del Censo 2010, puede verse que Formosa es deficitaria en muchos de los rubros que se tienen en cuenta en estos amplios estudios para medir el estado económico y social en que se halla la población de cada una de las provincias argentinas.

Tal vez sea momento de recordarles a los diputados y senadores que representan al pueblo formoseño, los incisos 17, 18 y 19 del artículo 75 de la Constitución Nacional, el cual versa sobre las atribuciones del Congreso:

17. Reconocer la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos. Garantizar el respeto a su identidad y el derecho a una educación bilingüe e intercultural; reconocer la personería jurídica de sus comunidades, y la posesión y propiedad comunitarias de las tierras que tradicionalmente ocupan; y regular la entrega de otras aptas y suficientes para el desarrollo humano; ninguna de ellas será enajenable, transmisible ni susceptible de gravámenes o embargos. Asegurar su participación en la gestión referida a sus recursos naturales y a los demás intereses que los afecten. Las provincias pueden ejercer concurrentemente estas atribuciones.

18. Proveer lo conducente a la prosperidad del país, al adelanto y bienestar de todas las provincias, y al progreso de la ilustración, dictando planes de instrucción general y universitaria, y promoviendo la industria, la inmigración, la construcción de ferrocarriles y canales navegables, la colonización de tierras de propiedad nacional, la introducción y establecimiento de nuevas industrias, la importación de capitales extranjeros y la exploración de los ríos interiores, por leyes protectoras de estos fines y por concesiones temporales de privilegios y recompensas de estímulo.

19. Proveer lo conducente al desarrollo humano, al progreso económico con justicia social, a la productividad de la economía nacional, a la generación de empleo, a la formación profesional de los trabajadores, a la defensa del valor de la moneda, a la investigación y al desarrollo científico y tecnológico, su difusión y aprovechamiento. Proveer al crecimiento armónico de la Nación y al poblamiento de su territorio; promover políticas diferenciadas que tiendan a equilibrar el desigual desarrollo relativo de provincias y regiones. Para estas iniciativas, el Senado será Cámara de origen. Sancionar leyes de organización y de base de la educación que consoliden la unidad nacional respetando las particularidades provinciales y locales; que aseguren la responsabilidad indelegable del Estado, la participación de la familia y la sociedad, la promoción de los valores democráticos y la igualdad de oportunidades y posibilidades sin discriminación alguna; y que garanticen los principios de gratuidad y equidad de la educación pública estatal y la autonomía y autarquía de las universidades nacionales.

Dictar leyes que protejan la identidad y pluralidad cultural, la libre creación y circulación de las obras del autor; el patrimonio artístico y los espacios culturales y audiovisuales.

 

Ricardo Alfredo Rey /tribuna de periodistas

Comments

comments